La relación entre la comida y la depresión

19,02,21Alimentación Consciente, Artículos

 ¿Existe una relación entre comida y depresión?

Se trata de un tema muy importante y actual ya que la depresión es uno de los principales padecimientos que perjudican la salud emocional de las personas. Siguiendo la tendencia, los estudios aseguran que la depresión será la epidemia del futuro.

Según los datos de la OMS de enero 2020, es la principal causa mundial de discapacidad y afecta a 300 millones de personas lo que representa una prevalencia global del 7% para las mujeres y del 4% para los hombres.

Como revelan los datos de la Encuesta Nacional de Salud de España del 2017, 13.9% de mujeres consume tranquilizantes o pastillas para dormir, frente al 7.4% de los hombres, y 6.7% de las mujeres recurre a antidepresivos o estimulantes, frente al 2.7% de varones. Estas cifras nos confirman que las personas que sufren ansiedad o depresión, son tratadas con medicamentos para controlar sus síntomas o aliviar los pero no para erradicar la razón de su malestar.

Las causas de la depresión son muchas desde factores genéticos, a circunstancias personales, estilo de vida, falta eventual o permanente de ciertos componentes químicos en nuestro cuerpo, modo de pensamiento, etc… Cada persona debe de revisar sus personales formas de vida para poder empezar a cuidarse y evitar esta “crónica pandemia social y humana de la depresión”.

En este post queremos informarte también de la influencia que la alimentación puede tener sobre la depresión para que no te olvides de considerarla y empezar a alimentarte de una forma consciente y saludable diariamente.

Recordamos como, entre las causas endógenas de la depresión, se encuentran bajos niveles de serotonina. Como se puede leer en el artículo de este mismo blog:Alimentos para la felicidad: alimenta tu alegría”para producir la serotonina el cuerpo debe ingerir triptófano, un aminoácido que no es capaz de elaborar por sí mismo, por lo que hay que obtenerlo de algunos alimentos como los que te proponemos en la siguiente tabla.

Un meta-análisis (año 2018) de 41 investigaciones anteriores de los Estados Unidos, España, Francia, Australia, Grecia e Irán encontró una gran asociación entre la dieta y la depresión. Sus resultados mostraron que las personas que evitaban una dieta alta en alimentos procesados  y en cambio seguían una dieta mediterránea (frutas frescas, verduras, nueces, semillas y poca carne roja o alimentos procesados) tenían un riesgo reducido de depresión (33% menos de los que comían comida procesada) alrededor de la mitad de probabilidades de desarrollar y sufrir depresión.

El análisis encontró que los alimentos que pueden llevar a una persona a la depresión son aquellos que contienen mucha grasa o azúcar, o que han sido procesados.

Esto se debe a que conducen a la inflamación no sólo del intestino, sino de todo el cuerpo, conocida como «inflamación sistémica». En este sentido, el impacto de una dieta deficiente es similar al del tabaquismo, la contaminación, la obesidad y la falta de ejercicio.

Según la doctora Camille Lassale, que trabaja en el departamento de epidemiología y salud pública de la Universidad de Londres, «la inflamación crónica puede afectar a la salud mental  al transportar moléculas pro-inflamatorias al cerebro lo que, a su vez, puede afectar a los neurotransmisores responsables de la regulación del estado de ánimo».

Para entender por qué la comida que gusta a muchas personas, podría estar influyendo en la salud mental, primero necesitamos entender un aspecto de la conexión mente-cuerpo-emoción muy interesante. El sistema inmunologico de las personas con depresión parece tener un exceso de actividad. Por ejemplo, según varias investigaciones, la sangre de las personas deprimidas estaba inundada de un tipo particular de proteína, llamada citoquinas, que normalmente conduce a la inflamación después de una enfermedad o lesión.

 Podemos afirmar que se trata de un proceso bidireccional: no sólo la depresión podría causar inflamación, sino que, lo que es más importante, la inflamación por otras causas parece desencadenar la depresión

Algunas de las causas de este vínculo provienen de enfermedades que se sabe que envían citoquinas a través del cuerpo, como la artritis o el cáncer; los y las pacientes a menudo reportan depresión antes incluso de que se haya hecho un diagnóstico. Según Michael Maes de la Universidad de Deakin en Australia, “la gente se deprime incluso antes de saber que tiene cáncer, y esto se relaciona con los altos niveles de citoquinas»

 

¿Qué alimentos es mejor evitar?

Seguramente la comida procesada.Hoy en día puede resultar complicado a veces comer bien, pensamos de alimentarnos de forma saludable y en realidad estamos comiendo alimentos con mucha grasa o mucho azúcar. Es importante informarse lo más posible y leer atentamente las etiquetas.

 

En este vídeo también se muestra de una forma muy visual e impactante la cantidad de azúcar presente en muchos alimentos que probablemente comemos pensando sean saludable.

¿ Y qué bebidas?

Las bebidas también tienen mucho azúcar, igual es algo que ya sospechabas, ¡pero la cantidad que contienen es verdaderamente increíble!

En una lata clásica de Coca Cola hay 37 gramos de azúcar añadida, lo que equivale a casi 10 cucharaditas. Para una salud óptima, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no consumir más de 6 cucharaditas de azúcar añadido al día. Al beber sólo una lata al día, excedemos esta cantidad.

Como se puede ver en la imagen la mayoría de las bebidas contienen una elevada cantidad de azúcar.

Según un estudio realizado en el  2018, en la facultad de medicina de la Universidad de Boston, el equipo científico de la Universidad de Boston evaluó los hábitos alimenticios de más de 4.000 personas durante siete años y luego monitorearon su salud durante más de una década analizando también los efectos que tienen las bebidas azucaradas en el cerebro. Los resultados mostraron como estas bebidas azucaradas aumentaban los niveles de ciertos compuestos y sustancias químicas que interfieren con la actividad cerebral, aumentando el riesgo de derrame cerebral y demencia.

También encontraron que el consumo regular de bebidas azucaradas puede afectar la calidad y duración del ciclo del sueño. Algunos compuestos también tuvieron efectos sobre la memoria y la coordinación motora, lo que puede contribuir al desarrollo del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

¿ Y por qué se sigue vendiendo bebidas azucaradas?

Si son tan malas las bebidas azucaradas ¿Por qué tienen tan buena publicidad y son tan bien aceptadas por la población? La respuesta está en su equipo de Marketing y en que financian compañías y universidades para que los estudios que no les favorezcan no se publiquen o se centren en otros resultados.

Un ejemplo de ello es que, en 2015, la compañía Coca-Cola donó un millón de dólares a la Fundación de la Universidad de Colorado para financiar un instituto de investigación llamado Global Energy Balance Network. El objetivo declarado del estudio era proporcionar “un foro para que las personas científicas de todo el mundo se reúnan y generen el conocimiento y las vías basadas en la evidencia científica necesarias para acabar con la obesidad”. Pero el objetivo real de Coca-Cola era persuadir a las personas de que se concentraban demasiado en las calorías y el tamaño de las porciones de lo que se alimentaban y no lo suficiente en el ejercicio que deberían hacer.

Un estudio publicado en noviembre de 2019 por la revista científica Journal of the American Medical Association, encontró que las personas que bebían dos o más vasos de refrescos al día eran más propensas a morir por diferentes tipos de enfermedades relacionadas con altos consumos de azúcar, en comparación con las personas que bebían menos de un vaso al mes. Incluso las versiones sin azúcar se asociaron con un mayor riesgo de muerte en un estudio realizado a 452,000 personas en 10 países. El estudio encontró diferencias en los efectos sobre la salud de las bebidas que contienen azúcar frente a las que son endulzadas artificialmente. Los refrescos endulzados con azúcar se asociaron con muertes por enfermedades digestivas (una categoría amplia que incluye enfermedades del hígado, apéndice, páncreas, intestinos y otras enfermedades), mientras que el mayor consumo de versiones sin azúcar se asoció con muertes por enfermedades circulatorias, incluida la cardiopatía isquémica, también conocida como enfermedad de las arterias coronarias.

 

La dieta anticomida rápida 

La prisa del día a día muchas veces nos hace comprar comida rápida. Pero es verdad que con un poco de atención es posible comer de forma saludable sin emplear mucho tiempo. Lo que sí es importante es recordar que este tiempo aparentemente robado a otras actividades es tiempo para ti, tu bienestar y tu vida.

¡Te animamos a leer bien las etiquetas de los productos, a cocinar tu comida y a elegir alimentos y platos saludables de esta cocina mediterránea tan rica en recetas!

En este blog puedes encontrar muchas informaciones sobre alimentos sanos, en el apartado de alimentación consciente.

Aquí te recordamos específicamente:

 

Te animamos a cuidarte recordando que la alimentación saludable es la base de tu bienestar y de una vida desde la felicidad.  

¡Decide cómo alimentas tu vida!