Blog sobre Educación Emocional

Autocuidado para la cuarentena del coronavirus

Autocuidado para la cuarentena del coronavirus

Ya hemos reconocido que tenemos miedo al coronavirus pero ¿Qué podemos hacer en esta cuarentena para autocuidarnos? ¿Qué es el autocuidado y cómo puedes autocuidarte? Es esa atención deliberada por tu parte para regularte, es cada una de las prácticas conscientes que...

leer más

Entrada destacada

Las mujeres son las personas más excluidas en el mundo

Las mujeres son las personas más excluidas en el mundo

La exclusión social en España es un fenómeno que afecta a miles de personas cada día. Las dramáticas tasas a las que nos enfrentamos desde hace años ponen de manifiesto la necesidad de unas medidas sociales efectivas para paliar esta situación que con la crisis sigue además empeorando.

Para las mujeres, no son sólo las desigualdades económicas las que provocan su situación o riesgo de exclusión social; son las desigualdades de género propias del sistema patriarcal las que causan ese grave riesgo de exclusión social y marginación.

En el Día Mundial contra la Exclusión Social queremos no solo denunciar las altísimas tasas de exclusión social en España y el continuo aumento de la pobreza. También queremos recordar que, detrás de cada cifra hay una persona que sufre día a día las desigualdades de una sociedad injusta, que además mira para otro lado cuando no le toca directamente.

 

¿Qué entendemos por exclusión social?

La palabra exclusión, tiene varios sinónimos, por citar algunas: marginar, apartar, destituir. Es decir, se denomina marginación o exclusión a una situación social de desventaja económica, profesional, política o de estatus social, producto de un sinnúmero de dificultades que una o grupo de personas tienen para su integración social.

La UNESCO define la exclusión social como “la no-participación activa ni pasiva en la sociedad, sin organización comunitaria y sin recibir servicios y bienes sociales”.

Según la metodología AROPE (del inglés, at risk of poverty or social exclusion), para calcular la tasa de exclusión social hay que tener en cuenta tres variables: la población en riesgo de pobreza (calculado con el método Eurostat, que mide la población que gana un 60% menos de la mediana), la situación laboral de los hogares, y los índices de carencia material severa.

En España, siguiendo esta definición, un 28,6% (datos INE 2016) de la población se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social. Esta cifra, algo menor que la del anterior informe, indica que casi 3 de cada 10 personas se encuentran en esta situación.

Es decir, 3 de 10 personas viven bloqueadas y limitadas para el acceso a la vivienda, trabajo, alimento, ropa… pero, sobre todo, viven sin poder desarrollarse y realizarse como personas de pleno derecho, sin poder satisfacer sus deseos o capacidades, sin poder verse representadas con las mismas oportunidades dentro del contexto social considerado normativo.

La exclusión social es un proceso acumulativo de factores negativos, con barreras y límites, que la dejan a la persona fuera de la participación de la vida social aceptada por la mayoría, afectando a sus relaciones físicas y emocionales.

 

El género como indicador de la exclusión social

En España, el 28,9% (datos INE 2014) de las mujeres cumplen alguna de las tres variables para encontrarse en riesgo de pobreza o exclusión social. No obstante, basándonos en los diferentes informes estudiados, podemos decir que la dimensión de género ha sido ignorada en los indicadores de las investigaciones sobre pobreza y exclusión social.

Más allá de la clásica diferenciación sexual hombre – mujer, apenas aparecen menciones relacionadas con el género como variable determinante para entender el fenómeno de la exclusión social en las mujeres.

Fue a finales del siglo XX cuando apareció por primera vez el término feminización de la pobreza. Se ha utilizado históricamente para referirse a fenómenos como:

  • la sobrerepresentación de las mujeres en la franja de pobreza
  • el aumento progresivo de la presencia de mujeres entre las personas pobres
  • el incremento de la pobreza en hogares encabezados por mujeres
  • el aumento de la visibilidad de la pobreza de las mujeres
  • el hecho de las mujeres se empobrecen por razones y procesos específicos y condicionados por el género

Hoy en día, los estudios más recientes descartan la utilización del término feminización de la pobreza por ser poco preciso siendo sustituido por análisis de género de la pobreza y la exclusión social.

Este abandono del término no supone que se preste una menor atención a las desigualdades provocadas por ser mujer. Se intenta prestar mayor atención, de una forma cuantificable, hasta qué punto ser hombre o mujer influye en el riesgo de vivir pobreza o exclusión social.

 

Ser mujer es un factor de riesgo

Algunos de los elementos más característicos que sustentan a la sociedad patriarcal provocan una mayor vulnerabilidad de las mujeres a encontrarse en riesgo de exclusión social.

De hecho, las mujeres son las más pobres y las más excluidas en cada sociedad del mundo.

El desigual acceso al mercado laboral, la gratuidad de los cuidados, el trabajo doméstico no remunerado, la necesidad de reducción de jornadas para compatibilizar con el cuidado familiar, la diferencia de salarios por razones de género, la dependencia económica marital, no percibir una jubilación propia… La violencia de género, la prostitución, la diversidad funcional… son barreras a las que las mujeres tenemos que hacer frente.

Por otro lado, las mujeres con hijas e hijos encargadas del sustento de la familia en solitario, son uno de los colectivos más afectados por la exclusión social. La necesidad de acceder al mercado laboral se ve recortada por el trabajo doméstico y el cuidado familiar en exclusiva. Puesto que éste no está retribuido, los ingresos de esta unidad familiar rara vez llegan a cubrir las necesidades más básicas.

Según datos extraídos del Informe sobre exclusión y desarrollo social en España-2014: una mirada de género a la exclusión social: un 39,2% (2013) de los hogares monomarentales, con una mujer como sustentadora única y principal, se encuentran en situación de exclusión social.

Además, estas enormes desigualdades sociales e injusticia social propia del sistema capitalista y patriarcal pone a los menores como víctimas directas de la pobreza y la exclusión social.

 

Igualdad de oportunidades para acabar con la exclusión social

El problema de la exclusión social está directamente relacionado con la desigualdad de oportunidades, ya que algunas personas están más expuestas a la exclusión por sus condiciones económicas y personales, y sufren de discriminación machista, racista, capacitista o por edad.

La participación y representación activa de las mujeres, y de los otros colectivos discriminados, en la sociedad, en la política, en la religión, y en cualquier esfera de decisión, está completamente limitada y bloqueada, siendo en algunos países del mundo completamente nula.

Si se asume que lo establecido como norma no es lo representativo de todas las personas que conformamos las diversas sociedades en el mundo, podremos avanzar pasos hacia la no discriminación y exclusión social.

Podremos aceptar, respetar, convivir y trabajar para contrarestar los mecanismos capitalistas-patriarcales que ponen a ciertas personas en posición de vulnerabilidad de sufrir la situación o riesgo de ser excluidas socialmente.

Éste gran problema es un problema de toda la sociedad, no sólo de las personas que lo sufren directamente.

 

Referencias:

Te puede interesar:

 

 

Uno de cada tres menores vive en el umbral de la pobreza

La situación de las y los menores en Europa y España, lejos de mejorar, parece empeorar año tras año. Casi uno de cada tres menores vive en el umbral de la pobreza. Muchas niñas y niños se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social, una cifra que aumenta cada año debido, principalmente, al poco impacto que las políticas estatales tienen en la reducción eficaz de la pobreza.

Seguir leyendo

Cómo evitar el agotamiento emocional y qué es

Cómo evitar el agotamiento emocional y qué es

¿Nos sentimos agotadas? ¿Este agotamientos es solo físico o también mental? A veces, no sabemos expresar de manera acertada lo que sentimos. En momentos de nuestra vida atravesamos por distintas etapas que nos generan ansiedad, depresión y desequilibrio emocional. Exacto, es de las emociones en las que nos vamos a centrar, porque es importante identificar cuando nuestro agotamiento se deriva de ellas. 

Cuando nos encontramos agotadas emocionalmente lo sentimos, tenemos problemas para prestar atención, nuestra energía se siente pesada y estamos menos motivadas. Por supuesto, hay muchas raíces en todo esto, desde los problemas del día a día, las cargas laborales, las presiones sociales y también las dificultades económicas, entre otras tantas cosas. 

Nuestros esfuerzos del día a día pueden ser valorados, o no. Cuando nos esforzamos de más nuestro cuerpo lo siente, empezamos a experimentar sensaciones diferentes, pero todo esto ocurre cuando nos sobre esforzamos, nos exigen o nos sobrexigimos mucho y sobrecargamos nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro estado emocional. Esforzarnos en las tareas diarias por supuesto que es importante, recordemos que todo lo que damos recibimos, y que las cosas en la vida vuelven por sí solas, por eso es importante tener presente que todo lo que sembramos, cosecharemos. Así es, entonces debemos tener claro que a todo lo que hagamos debemos ponerle empeño, dedicación, tiempo, orden, pero sobre todo mucha ilusión y mimo. 

Entonces, no hablamos de ese esfuerzo que se le dedica a las cosas con alegría, hablamos del sobre esfuerzo que realizamos en ciertas actividades como: dar de más en el trabajo, cargar con muchas responsabilidades, asumir ciertos roles que no te pertenecen, mediar entre los conflictos de las demás personas e intentar estar siempre de buen humor. 

¿Cómo identificamos que estamos agotadas emocionalmente?

  • Nos encontramos desganadas, cansadas y desanimadas
  • Podemos experimentar trastornos del sueño o incluso insomnio
  • Malhumoradas, irritables o demasiado sensibles. 
  • Estamos desmotivadas, sin iniciativas nuevas  y sin creatividad
  • Nos falla la memoria, tenemos olvidos constantes
  • Angustia, nerviosismo e impotencia
  • Aparición de enfermedades psicosomáticas
  • Dolores de cabeza constantes
  • Falta de deseo sexual

¿Cómo afecta el agotamiento emocional a nuestra salud y nuestra vida?

Identificamos que estamos agotadas emocionalmente cuando aparecen  sentimientos de angustia, estrés y depresión. En consecuencia esto nos puede llevar a problemas de salud como por ejemplo: en nuestro sistema nervioso, pérdida de apetito o apetito excesivo, hipertensión, diabetes, colon irritable, problemas cardiovasculares, y también se puede ver afectado nuestro sistema inmunitario. En nuestra vida por supuesto que también nos afecta, en las relaciones con las personas de nuestro entorno, incluso en nuestro autoestima. Estamos más distantes, en consecuencia solas, no salimos con amistades y tampoco disfrutamos el tiempo con nuestra familia. 

Soluciones para acabar con el agotamiento emocional

Es hora entonces de coger la sartén por el mango y aprender a gestionar nuestras propias emociones, sólo así lograremos conocernos mejor, y encontrarle salida a las cosas que nos producen sentimientos negativos. ¿como? Imaginemos; En el momento que estamos frente a una montaña rusa, podemos sentirnos nerviosas? ¡seguramente! ¿pero cómo enfrentamos esto? ¿simplemente decidimos cambiar de plan? o ¿aunque nos produzca miedo decidimos lanzarnos a la aventura? Supongamos que en este ejemplo hablemos dos clases de personas, y la diferencia está en la interpretación que podemos dar a nuestras emociones, es decir, las dos personas sentimos el mismo temor pero nuestra actitud frente al miedo es distinta. Es difícil controlar de forma instantánea nuestras emociones, lo sabemos, pero ésto se dá por la reacción que produce nuestro propio cerebro. La amígdala cerebral es un conjunto de neuronas que se encuentran en nuestro cerebro y son las encargadas de lanzar esos chispazos cargados de emociones, por eso es tan difícil equilibrar lo que sentimos. Sin embargo, podemos empezar por tomar unas buenas dosis de positivismo ¿que la experiencia no es como pensábamos? No pasa nada, ya vendrán experiencias mejores, el problema viene cuando la reacción es todo lo contrario y empezamos a machacarlos con frases como : “sabía que esto iba a pasar”  “no tuve que haberlo hecho” “estoy tonta”, “soy manipulable” etc.

Las emociones son pasajeras, y eso debemos tenerlo en cuenta. Es cierto, si el problema sigue latente puede convertirse en un sentimiento, ya que aunque vayan por un mismo hilo conductor, los sentimientos y las emociones son distintas. Una emoción por ejemplo sería, el enfado momentáneo que nos surge de la discusión con una amistad, pero si a consecuencia de la discusión se termina la relación, se produce la tristeza, y esta sí que sería un sentimiento. 

Nuestra vida está llena de cambios, como dice Mercedes SosaCambia lo superficial, cambia también lo profundo, cambia el modo de pensar, cambia todo en este mundo, cambia el clima con los años, cambia el pastor su rebaño, y así como todo cambia, que yo cambie no es extraño”

Exacto, nosotras experimentamos cambios, ya sea por las buenas o malas experiencias, pero vamos evolucionando, y estamos a tiempo de hacer cambios significativos en nuestra vida. 

Empecemos por no quejarnos de todo

Cuando nos quejamos por todo nos volvemos personas tóxicas que nos contaminamos y contaminamos a las personas de nuestro alrededor. Sabemos que nuestros cambios pueden implicar mucho esfuerzo, enfrentarnos a opiniones poco halagadoras y desmotivadoras, incluso que existan personas que se alejen de nosotras, pero cuando esos cambios son para bien, no debe importarnos. Nada ganamos con quejarnos todo el tiempo, más que resignarnos a vivir en una vida llena de fracasos, cada día es un día nuevo, es una nueva vida, no despertamos si no renacemos y con esta actitud podemos empezar un nuevo camino, sin quejas, sin agotamiento emocional. 

Hagamos cambios en nuestras rutinas diarias

  • Podemos empezar por hacer ejercicio, esto va a hacer que experimentemos cambios físicos favorables, nos encontremos más relajadas, con ánimo de empezar la mañana. Realizar cualquier actividad física puede incluso significar cambios en nuestra salud, y por supuesto nos ayuda a prevenir enfermedades

  • Aprovechemos las horas libres para nosotras, descansando, tomando un té, leyendo, viendo una serie o película, meditando. Aprovechemos nuestra soledad en beneficio personal, dedicarnos tiempo a nosotras mismas es lo más valioso que puede existir y eso solo nos lo damos nosotras. 

  • Aprendamos a poner límites y decir NO muchas veces nos auto exigimos demasiado y pretendemos quedar bien y cumplir con todo mundo y es imposible.

Desaprendemos la idea de cumplir con todo, no pasa nada si nos equivocamos, no pasa nada si no le caemos bien a  alguien, no pasa nada si en el trabajo no somos valoradas.

“La vida es un lugar hermoso en el que dejarse caer y confiar. Solo ten fe, la vida hará lo demás”. 

Talleres de Mindfulness

La práctica de la meditación es sencilla y accesible para cualquier persona, independientemente de su condición física y sin necesidad de creencias religiosas. Miriam Herbon imparte talleres de Mindfulness en Bilbao y consultas individuales así como en toda Euskadi en los que podrás aprender y/o practicar la meditación y mejorar con ello tu calidad de vida emocional.

 

Más información >

Programación de Talleres de Mindfulness e Inteligencia Emocional

Mindfulness-MiriamHerbon

Programación de Talleres de Mindfulness e Inteligencia Emocional

Los talleres de Mindfulness e Inteligencia Emocional son una experiencia teórico-práctica y vivencial, donde estableciendo un clima de respeto y confianza que posibilite una relación agradable con y en el grupo, iremos analizando nuestros sentimientos, emociones, sensaciones sentidas, pensamientos y cómo se expresan, en particular, en nuestros cuerpos y mentes de mujeres.

Para ello intercalaremos en cada sesión una parte de análisis teórico sobre nuestra gestión emocional hacia una buena relación con nosotras mismas y, a continuación, practicaremos la Atención Plena (o Mindfulness) como herramienta para alcanzar la serenidad y la conexión con nuestro mundo emocional.

No podríamos vivir sin la capacidad de estar en el presente

Proponemos una metodología activa y participativa con diferentes materiales audiovisuales y exposiciones en PowerPoint, ejercicios de escritura terapéutica, ejercicios y dinámicas propias de la programación neurolingüística. En la segunda parte de la sesión siempre practicaremos Mindfulness.

Este taller es una oportunidad para desarrollar presencia, atención y resiliencia con la que afrontar los desafíos del entorno y del interior de cada una en la vida cotidiana.

La práctica del Mindfulness o Atención Plena supone la generación de una actitud de no juzgar, desarrollar la paciencia, la aceptación, la apertura y la no reactividad.

 

El Mindfulness puede ayudarte a:

  • Combatir la ansiedad y el estrés.
  • Incrementar la inteligencia y gestión emocional.
  • Mejora el estado de ánimo y prevenir la depresión.
  • Tratar el agotamiento, la irritabilidad, el sufrimiento estéril.
  • Aliviar el dolor físico asociado a enfermedades como el cáncer o la fibromialgia y tratar las emociones que generan ese dolor.
  • Regenerar el sistema inmune y retrasar el envejecimiento celular.
  • Reparar la salud cardiovascular y regular el nivel de azúcar en sangre de la diabetes tipo II.
  • Reducir el comportamiento adictivo y autodestructivo con consumos.
  • Aumentar la memoria, la creatividad, la capacidad de concentración y la velocidad de reacción.

Es necesario traer manta y cojín a cada sesión.

Formación Gratuita (subvencionada).

 

DinamizadoraMiriam Herbón

Dónde y cuándo:

Kultur Etxea de Berriz

Arkaraz Kalea, Berriz Ver mapa

Sábados. De 16:30 a 18:30 horas.

Inscripciones:

Teléfono 946 82 40 36 (Odei)

Organiza:

Ayuntamiento de Berriz

 

30 de marzo: Día internacional de las empleadas del hogar

El 30 de marzo se conmemora el día internacional de la Trabajadora del Hogar, fecha en la que se intenta visibilizar el trabajo de millones de mujeres y niñas, pero sobre todo, se busca concientizar al mundo sobre las vulneraciones de derechos humanos e injusticias por las que atravesamos las empleadas domésticas. Las empleadas del hogar estamos expuestas a muchas desigualdades, a discriminaciones por nuestro  origen, y lo más lamentable es que no gozamos de los recursos básicos como el resto de trabajos.

Feminización de la pobreza y la precariedad del empleo doméstico

Cada día somos más las mujeres que nos incorporamos afortunadamente al sistema laboral en búsqueda de desarrollo personal, profesional, en búsqueda de  una autonomía económica que puede revertir en nuestras autonomía e independencia emocional y aunque no en todos los casos convivan la realización y la autonomía económica preferimos poder tener derecho al trabajo remunerado que seguir trabajando en la invisibilidad y en la absoluta gratuidad.

Hoy día seguimos accediendo al mercado de trabajo en significativas peores condiciones que los hombres. Nos encontramos más afectadas porque sufrimos la desigualdad y la subordinación de lleno, y no nos referimos sólo al salario, sino también al esfuerzo que genera nuestro trabajo día a día y que no es reconocido en tantas actividades que están devaluadas solo porque mayoritariamente las desarrollamos mujeres.

En muchos lugares del mundo las mujeres no tenemos acceso a la educación básica, por lo tanto nuestras funciones están delegadas al cuidado de la familia,lo cual es un trabajo tan digno como ser presidenta de un estado, pero aun a pesar de la absoluta importancia que tienen los cuidados de personas, si algún día ingresamos al mundo laboral, nuestros salarios por supuesto serán precarios por la falta de oportunidades no solo por no tener estudios cualificados sino por ser mujeres.

En 1988, se llevó a cabo el 1er Congreso Latinoamericano de Trabajadoras del Hogar, celebrado en Bogotá (Colombia). Una de las principales reivindicaciones era hacer visible a las personas que trabajan en este ámbito, millones de personas, en su mayoría mujeres pero también niños y niñas, quienes incluso en muchos países trabajan sin ninguna protección social y en condiciones de semi o total  esclavitud.

La OIT (Organización Internacional del Trabajo) publicó un estudio denominado “Protección social del trabajo doméstico Tendencia y estadísticas”, el cual permite tener un panorama más amplio sobre la realidad de las empleadas del hogar. Las cifras son realmente impresionantes, ya que existen alrededor de 67 millones de personas dedicadas al oficio doméstico, 80% de estas son mujeres (55 millones en el mundo) y el porcentaje de estas que cuentan con seguro social es mínimo.

El Convenio 189 de la OIT trata de proteger los derechos básicos de las trabajadoras domésticas para que estas disfruten de condiciones dignas de trabajo, salarios justos, horas adecuadas, seguridad social, protección a la maternidad, entre otras.

Dentro del preámbulo del convenio 189 se consideran que: “el trabajo doméstico sigue siendo infravalorado e invisible y lo realizan principalmente las mujeres y las niñas, muchas de las cuales son migrantes o forman parte de comunidades desfavorecidas, y son particularmente vulnerables a la discriminación con respecto a las condiciones de empleo y de trabajo, así como a otros abusos de los derechos humanos”. Por esto es vital que los Estados ratifiquen este convenio, para garantizar un trabajo en condiciones dignas.

Según un estudio de Emakunde (Instituto Vasco de la Mujer) sobre trabajo doméstico y de cuidado de personas, generalmente las mujeres migradas son quienes al final sufren más las consecuencias de la precariedad en este ámbito laboral.

 

Se acumulan las tareas y se acumulan las vulneración de derechos

Los abusos hacia las empleadas de hogar son cometidos en situaciones de extrema indefensión, llegamos a sufrir abusos de todo tipo, por ejemplo: acoso sexual por los hombres mayores a los que cuidamos o por los familiares de los mismos. Quienes trabajamos como internas solo contabilizamos ocho horas laborales, cuando sabemos que somos las primeras en levantarse y las últimas en irnos a la cama, e incluso si existen personas mayores a nuestro cargo, implica levantarnos para acompañarlos al servicio las veces que necesiten, también muchas empleadas internas tenemos pocas horas libres a la semana, e incluso hay quienes trabajan de lunes a lunes.

¡Soy la columna vertebral de mi familia, pero mi columna ya no aguanta!

Sin duda alguna, las largas jornadas de trabajo continuo, el estar de pie la mayor parte del tiempo, el agacharse continuamente para distintas tareas hace que  un sin fin de mujeres sufran las consecuencias en su espalda. La mayoría de mujeres que ejercen este empleo en España son mujeres migradas quienes llegan con una mochila llena de problemas, obligaciones y en algunos casos deudas que se echan a la espalda y a las que recargamos con  más y más peso del que un ser humano pueda soportar.

Aunque es un trabajo precarizado, queremos reivindicar que no todas las mujeres en este sector sufrimos las mismas vulneraciones de derechos, tampoco buscamos generalizar, pero es cierto que nuestras condiciones son distintas y muchas veces estas realidades no se tienen en cuenta. Por ejemplo, no es lo mismo ser mujer autóctona empleada del hogar, ser mujer migrada empleada del hogar pero con contrato y prestaciones laborales en situación regular, a ser mujer migrada empleada del hogar interna, sin documentación en regla y expuesta a la máxima vulnerabilidad de todos sus derechos laborales y emocionales.Hacemos la distinción para entender los distintos grados de opresión de los que somos objetos las mujeres empleadas del hogar.

Las mujeres migradas somos víctimas de discriminaciones constantes, porque los salarios suelen ser muy bajos, de hecho de los más bajos del mercado laboral, los horarios son largos e impredecibles, los que perjudican nuestra salud física y emocional, al igual que las trabajadoras que limpian los hoteles.

El trabajo de hogar resulta necesario para el funcionamiento de algunos hogares, indispensable para el cuidado de personas mayores, de niñas y niños, de personas solas o enfermas. El problema es que este trabajo se encuentra poco valorado, y por lo tanto las personas empleadas en su mayoría mujeres, sufren un sin fin de vulneraciones de derechos como: no firmar un contrato en condiciones dignas y por lo tanto no cotizar en la seguridad social, no reconocimiento de las pagas y horas extras, no perciben vacaciones correspondientes según la ley, tampoco cobertura por baja de enfermedad, incumplimiento de las horas establecidas en el contrato, entre otras. Por eso, todos los años en conmemoración de este día, se sigue reivindicando el reconocimiento de este trabajo como cualquier otro, con salarios adecuados y sin tolerar condiciones abusivas.

Las mujeres tenemos la responsabilidad y el derecho a ganarnos el pan en condiciones humanas y dignas” Somos cuerpos capaces de trabajar y mentes capaces de pensar , por tanto ¿por qué hemos de ganar menos dinero ante un misma tarea? ¿Por qué se nos tiene que maltratar en el desempeño de ese trabajo? No busques explicación lógica, solo lo explica el machismo como siempre, todo lo que no es justo para nosotras las mujeres tiene una explicación inhumana desde el machismo.

Nota: Si eres empleada del hogar,  necesitas información sobre tus derechos, o quieres denunciar algún tipo de abuso, explotación, precariedad o discriminación, puedes comunicarte con nosotras:

Asociación Mujeres con Voz asociacionmujeresconvoz@gmail.com Teléfono: 655 60 38 09

Recursos:

Así es como los alimentos nos satisfacen más y nos evitan sobrealimentarnos

¿En qué medida influyen la textura de los alimentos en la forma en que las personas seleccionan sus alimentos y cuánto comen? ¿Hay alguna manera para comer de tal manera que los alimentos nos satisfagan más y nos eviten sobrealimentarnos? En este artículo de Alimentación Consciente os explicamos varias investigaciones que muestran varias recomendaciones de cómo comer para llenarnos más con menos alimentos innecesarios.

Similar a los sabores y los colores de los alimentos, la textura de los alimentos proporciona información importante sobre la calidad de los mismos, incluyendo su frescura y salubridad. Por ejemplo, la gente prefiere el pan recién horneado con una textura relativamente blanda, y tiende a rechazar el pan más viejo con una textura más dura, aunque la composición del alimento no haya cambiado significativamente en el transcurso de un par de días. 

La textura de los líquidos puede provocar aumento de peso

Cada vez hay más pruebas de que la textura también puede afectar la saciedad. Esta es una de las razones por las que las bebidas azucaradas están tan estrechamente relacionadas con el aumento de peso. Los líquidos tienen muy poca textura o textura simple, no requieren masticar y pasan rápidamente por la boca. Una manera de evitar esto es con una alimentación consciente donde nos detengamos a saborear y también sería evitar bebidas azucaradas. En el artículo ¿Cuánta agua hay que beber? ya hablamos de los beneficios de sustituir bebidas azucaradas por agua en nuestra dieta sana y consciente.

Cuantas más texturas tenga nuestra comida mejor, en el caso de los líquidos podemos añadirle siempre otros alimentos. En un puré podemos añadir semillas, picatostes… en una bebida podemos añadirle lima o limón u otro tipo de fruta.

A mayor textura, menor ingesta de alimentos y más saciedad

Un nuevo estudio en la revista internacional Appetite, investigó si la complejidad de la textura afecta a la saciedad sin importar cuánto tiempo permanezca el alimento en la boca. Para comprobarlo, las investigaciones, dirigidas por Danae Larsen, utilizaron alimentos especialmente diseñados con baja o alta complejidad de textura. Estos alimentos de prueba eran idénticos en densidad nutricional y sabor, y como las muestras eran muy pequeñas, el tiempo que permanecían en la boca era similar.

Los resultados dejaron claro lo siguiente: La complejidad de la textura es probablemente tan beneficiosa para el control del apetito como lo es el sabor. Es decir, el hecho de que la textura sea más llamativa para nuestro paladar (crujiente, con formas…) hace que encontremos más saciedad en la comida y llenemos nuestro apetito.

Se podría pensar que este resultado es debido a que a mayor complejidad de la textura, el alimento pasa más tiempo en la boca y eso hace que la señal de saciedad llegue al cerebro y no tengamos que comer más. Pero no es así, independientemente del tiempo de procesamiento oral o del tiempo de saborear el alimento, el aumento de la complejidad de la textura de un alimento redujo significativamente la ingesta de alimentos. Los alimentos con texturas complejas estimulan muchas percepciones sensoriales durante el procesamiento oral, con una sucesión de texturas percibidas entre la primera mordida y la deglución. Es decir, que el alimento sigue provocandonos sensaciones para nuestra saciedad una vez ya lo hemos tragado.

La textura lo cambia todo

Dentro de los alimentos sólidos la complejidad de la textura varía mucho. Muchas personas comen bolsas de patatas fritas no solo por el sabor sino por el hecho de que tienen una textura muy crujiente que proporciona mucha satisfacción. Otra manera de conseguir  alimentos crujientes no procesados es por ejemplo, comer una ensalada de espinacas que contenga algunas beneficiosas nueces, manzana picada, queso de cabra cremoso y cebolla finamente picada. 

Muchas personas que se dedican a la cocina usan estos conocimientos a su favor para innovar en la comida. La textura añade otra dimensión a la experiencia alimenticia y hace que la comida sea más interesante y agradable. Esto es clave para personas que por razones de salud tienen que seguir una estricta dieta alimenticia. El hecho de añadir nuevas texturas puede hacer que el mismo alimento les sea más agradable.

También puede ayudar a quitar ascos o aversiones a diferentes alimentos clave para nuestra alimentación. Si a alguien no le gusta alguna fruta por su textura siempre puede cambiarla haciendo un zumo, un batido o un helado con ella. 

Las mejores texturas de los alimentos y sus beneficios

Según el libro de Malcolm Bourne de la Universidad de Cornell, Textura y viscosidad de los alimentos, concepto y medición, las texturas más sabrosas son las crujientes, cremosas y masticables. Y los alimentos con más masticables se han vuelto más populares en las últimas décadas porque las mejoras en la salud dental han significado que muchas personas mantengan sus propios dientes durante la mayor parte de sus vidas.

Una textura compleja ayuda a masticar más. Esto tiene múltiples beneficios: entre ellos, digerimos mejor los alimentos que se mezclan más con la saliva, aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, lo que ayuda a prevenir la demencia. Este último beneficio viene de los resultados de un estudio sueco del año pasado que descubrió que las personas mayores que podían masticar alimentos duros, como las manzanas, tenían un riesgo considerablemente menor de tener facultades mentales deficientes.

Como siempre, recordamos que un cambio de la textura de los alimentos que comemos no lo es todo para disfrutar de lo beneficios de la reducción de la ingesta de alimentos y una mayor saciedad. Una dieta sana, deporte y una Alimentación Consciente deben acompañar a estos cambios.

Te invitamos a seguir aprendiendo sobre la fascinante relación con la comida consultando los diversos artículos sobre alimentación consciente contenidos en nuestra web Miriam Herbón.

En busca de la Felicidad

En busca de la Felicidad

En busca de la Felicidad

El pasado domingo día 20, fue el Día Internacional de la Felicidad y me gustaría presentaros una película que muestra la lucha tenaz por conseguirla.

En Busca de la Felicidad es una película basada en hechos reales que nos enseña el duro camino que tuvo que recorrer su protagonista, Chris Gardner (Will Smith en la película). Chris Gardner es un vendedor brillante y con talento, pero que a pesar de eso, su empleo no le permite cubrir las necesidades básicas tanto de él como las de su hijo pequeño. La situación llega al límite en el que ambos deben de abandonar su piso de San Francisco no teniendo ningún lugar al que poder ir. Cuando por fin Chris consigue hacer unas prácticas en una prestigiosa correduría de bolsa, comenzará un largo camino en el que padre e hijo tendrán que hacer frente a diversas dificultades para hacer realidad su sueño, ser felices.

Cuando una puerta de la felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto tiempo a la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros

Hellen Keller

Título original: The Pursuit of Happyness

Director: Gabriele Muccino

Año: 2006

Duración: 116 min.

País: Estados Unidos

Guión: Steven Conrad

Música: Andrea Guerra

Fotografía: Phedon Papamichael

Reparto: Will Smith, Thandie Newton, Jaden Smith, Dan Castellaneta, Brian Howe, James Karen, Kurt Fuller, Mark Christopher Lawrence

en busca de la felicidad-portada

“La felicidad no depende de lo que tienes o de quien eres. Se basa únicamente en lo que piensas”

Buda

En Busca de la Felicidad muestra la lucha constante por sobrevivir, ofreciendo un claro ejemplo de superación y valentía. Un padre que lucha con fuerza para dar una calidad de vida mejor a su hijo y la resiliencia que muestra por no rendirse en el camino a pesar de un sin fin de adversidades a las que tiene que hacer frente en el camino.

Luchar por lo que queremos y perseguir nuestros sueños son claves para poder superar cualquier obstáculo y conseguir propósitos. En el film ese mensaje queda bastante claro, Chris Gardner tenía uno, velaba por un futuro mejor para él y para su hijo, sabía que era capaz de lograrlo y creyéndose que podía hacerlo, finalmente lo consiguió.

Película con un gran mensaje, el de la superación personal, creer en el valor de cada persona y el sacrificio por luchar por los sueños.

No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni siquiera yo.

Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo, y punto

Chris Gardner (Will Smith)

Vídeo – Entrevista con Chris Gardner

Recursos para mejorar nuestra Salud e Inteligencia Emocional

Glosario Feminista

Selección de palabras, términos y conceptos para que hablemos con propiedad y podamos argumentar con conocimiento para cambiar el mundo.

[Español y Euskera]

Ver contenido