Hola, estás en nuestro blog.

 

Aquí encontrarás nuestras últimas publicaciones agrupadas por categorías, si quieres informate más puedes hacer click en la categoría y ver todo lo relacionado a ella.

Blog de Alimentación consciente

Mitigar el Síndrome Pre-Menstrual

Siguiendo el recorrido que iniciamos en el post "Comprendiendo el Síndrome Pre-Menstrual" hoy os venimos a hablar de aquellos tratamientos naturales a nuestra disposición con los que podemos mejorar nuestra vivencia menstrual durante la fase menstrual (especialmente...

leer más
Comprendiendo el Síndrome Pre-Menstrual

Comprendiendo el Síndrome Pre-Menstrual

El síndrome premenstrual es un cuadro sintomático variable, similar a la sintomatología de la menstruación (sin sangrado) la semana anterior a la aparición de la misma. Las alteraciones del SPM transitan entre lo físico y lo emocional, sin que necesariamente se repita...

leer más
Consecuencias de la mala alimentación en niñas y niños

Consecuencias de la mala alimentación en niñas y niños

La OMS advierte de que seis de los siete factores determinantes de la salud están estrechamente ligados a los hábitos alimenticios y de actividad física, y en el caso de niños y niñas no iba a ser diferente. El entorno social es un factor condicionante de peso mayor,...

leer más

Blog de Meditación y atención plena

Blog de Educación emocional

Blog de Coaching

Blog de feminismos

Son personas no números: vidas refugiadas

Son personas no números: vidas refugiadas

La violencia de estos tiempos obliga a personas y familias enteras a renunciar a su vida cotidiana y a desprenderse de  los lugares donde han vivido siempre, a desplazarse para buscar protección y abandonar sus hogares. Cada año miles de personas huyen de las...

leer más

Entrada destacada

Psicología feminista: una breve explicación

Psicología feminista: una breve explicación

Psicología feminista, ¿qué es? Vienen muchas reflexiones a la mente pero, ¿sabemos realmente qué es? Se relaciona a la psicología feminista, que no femenina, directamente con la psicología humanista aunque no son lo mismo.

Aunque en parte es normal la confusión ya que, la psicología feminista pretende que las personas sean humanas y humanamente tratadas, pues entiende a las personas como seres humanos formados por un entorno y contexto social particular. Pero, en contraposición a la psicología tradicional, esa que era enfocada exclusivamente desde el ojo del varón, la psicología feminista parte del reconocimiento y aceptación de toda la diversidad existente en cada persona.

No se nace mujer, llega una a serlo

Desde siempre, las mujeres hemos sido entendidas como la alteridad de los hombres, la parte del otro, lo otro, en todas las esferas, sociales, políticas, económicas, religiosas, etc… y cómo no, también en las científicas. Así, la perspectiva de lo genéricamente femenino era definida siempre desde lo masculino.

Las mujeres teníamos un rol asimilado de reclusión exclusivamente a lo doméstico y a la procreación, e incluso, cuando trabajábamos fuera de casa, ese trabajo era invisibilizado pues no se nos reconocía los mismos derechos legales y retributivos que a los hombres, ni se nos daba el reconocimiento de nuestros derechos como personas, lo cual sigue siendo una cotidianidad en infinitos lugares de este largo y ancho mundo.

No se nace mujer: llega una a serlo. Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización en conjunto es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino.

Simone de Beauvoir

Nuestros males psicológicos se asumían relacionados con los procesos hormonales, con la menstruación, maternidad, menopausia… y todos nuestros malestares se analizaban desde dicha perspectiva hormonal, como procesos fisiológicos que nos condicionaban completamente y a los cuales estábamos condenadas por nuestra condición de mujeres.

Desde una visión única y androcéntrica, sin tener en cuenta la personalidad propia que se desenvolvía en un ambiente social, cultural, político y religioso verdaderamente hostil, excluyente y, por encima de todo, desigual y discriminatorio, las mujeres éramos cosificadas y reducidas a nuestro supuesto destino.

Psicología tradicional vs Psicología Feminista

La psicología tradicional no pretendía ni era consciente de estar siendo machista y androcéntrica, porque era lo considerado normal. Las dinámicas del patriarcado articulaban la sociedad con hilos invisibles, encubiertos por la falta de educación, el desconocimiento y el carente análisis crítico y realista.

Sigmund Freud, el mismo que aseveraba que las mujeres tenemos envidia al pene de los hombres y que de este hecho partían todos nuestros males y complejos existenciales, como si tener vulva y vagina fuese un hecho de inferioridad en sí misma, otorgando a las mujeres la condición de “castradas”, reconoce expresamente en su Introducción al Psicoanálisis: “si quieren conocer más acerca de la feminidad… vuélvanse a los profetas o esperen hasta que la ciencia pueda darles una información más profunda y más coherente“, considerando que ni la ciencia psicológica de aquel momento podría dar alguna respuesta respecto a ese concepto de feminidad que, si bien era definido e impuesto por el androcentrismo, ni los propios hombres eran capaces de descifrar, y en ningún caso ese concepto a conocer se refería a la realidad de las mujeres, de cada una de las mujeres, ya que ni siquiera se les preguntaba.

Afortunadamente, y como respuesta a estas aseveraciones que desde la psicología tradicional se estaban construyendo, reafirmando el estereotipo de género que marcaba la supuesta inferioridad física y mental sobre la diferencia sexual, se comenzó a desarrollar una corriente alternativa de estudios psicológicos que empezaría a investigarnos a las mujeres dentro de toda nuestra amplitud, en vez de como seres limitados y determinados a un falso destino, definiendo utilidades y habilidades, simplificándonos a meros objetos.

Fue a comienzos del siglo XX, coincidiendo con el estallido del movimiento sufragista y con la incorporación de las mujeres a los estudios superiores, y gracias a figuras como Karen Horney, cuando estalló una nueva revolución feminista a todos los niveles, y también en la ciencia psicológica, donde las mujeres empezaríamos a investigarnos y analizarnos a nosotras mismas y a nuestras homólogas para demostrar que las mujeres no estamos condicionadas para siempre por nuestra biología y que no todos nuestros malestares responden a las hormonas. Sino que, la gran mayoría de esos malestares, son fruto de estar esforzándonos y/o siendo obligadas por la fuerza a cumplir unos mandatos de género impuestos, los cuales ni deseamos ni queremos.

La psicología feminista se fue teorizando y poniendo en práctica, no sin la constancia y sacrificios necesarios para superar los bloqueos del sistema patriarcal y capitalista que excluían y siguen excluyéndonos, sutil y/o descaradamente, de todos los ámbitos de poder, política, ciencia, economía…

Sus proponentes ven a la psicología feminista como un intento de contrabalancear la psicología tradicional orientada y dominada por el machismo androcéntrico.

Principios de la Psicología Feminista

La psicología feminista se define como una aproximación a los temas que enfatiza el papel de la perspectiva feminista en el pensamiento, la acción y la emoción en la vida de las mujeres y su repercusión e impacto en el cambio para una sociedad igualitaria.

La psicología feminista actual se amplía al estudio de todos los seres humanos, ya que considera a todos los seres humanos en igualdad, como personas que son influenciadas por un entorno-contexto social que les afecta y conforma sus identidades aunque de modos distintos y bien definidos los roles para cada género, pero sin invisibilizar la desigualdad y discriminación específicas hacia las mujeres.

Además, la psicología feminista se centra en analizar las cuestiones de género, incluyendo la forma en que las personas identifican su género, cómo han sido afectadas por las estructuras sociales relacionadas con el género (jerarquía de géneros), el rol de género en la vida individual (tales como los estereotipos de roles de género), y otros muchos asuntos relacionados con el género (teoría queer).

Por ello, consideramos que la psicología feminista en sus principios ha de integrar las siguientes cuestiones, ya que existe un profundo análisis que hacer sobre cómo afecta la opresión a nuestro mundo emocional:

  • Lo personal es político así como lo político es personal
  • Las relaciones han de ser igualitarias para que se puedan dar.
  • Las experiencias, sensaciones y emociones de las mujeres no son puestas en cuestión.
  • Las definiciones de angustia, ansiedad, depresión, enfermedad mental y otras muchas son reformuladas y abordadas desde factores más allá de los biológicos.

Conceptos clave para la terapia feminista

Además, la terapia feminista se maneja desde una serie de conceptos clave:

  • Los problemas son vistos en un contexto sociopolítico y cultural desigual y discriminatorio para las mujeres.
  • La persona es la que más sabe sobre ella misma y es la experta de su propia vida aunque necesite una persona-guía-acompañante.
  • El énfasis está en educar a las personas hacia un cambio de creencias y mandatos que no reviertan en su salud emocional.
  • Se retan los métodos tradicionales de valorar la salud psicológica.
  • Se asume que el cambio individual sucederá con más probabilidad a través de un cambio social y político.
  • Se persigue como objetivo que las personas actúen desde la coherencia entre lo que sienten piensan y hacen, al margen de mandatos de género.

 Y se centra en temas relacionados con:

  • Género y cultura
  • Sexismo
  • Sexualidad
  • Desarrollo
  • Similitudes y diferencias de género
  • Mujeres, trabajo y liderazgo
  • Cuerpos y salud de las mujeres
  • Salud mental de las mujeres
  • Empoderamiento
  • Violencia contra las mujeres

El futuro de la psicología es feminista

El objetivo detrás la psicología feminista es comprender y contextualizar el malestar de la persona dentro de los aspectos más amplios de la sociedad y de la política.

Aunque… principalmente:

La psicología feminista pone fuerte énfasis en los Derechos de las Mujeres, los cuales aún no gozamos, y en dotarnos de herramientas y habilidades psicológicas para el empoderamiento personal para incidir en lo colectivo.

Te puede interesar:

Gestión Emocional desde la Psicología Feminista

Tengo el gusto de invitaros a los seminarios de Gestión Emocional para las Mujeres que, desde el enfoque de la psicología feminista y con una mirada global y diversa, queremos haceros llegar a todas las mujeres que deseáis trabajar por la mejora de vuestro bienestar emocional y vuestra autodeterminación como sujetas dueñas de vuestras propias vidas.

Seguir leyendo

Cuando la ansiedad camina a nuestro lado

¿Quién no ha sentido alguna vez en su vida ansiedad? ¿Quién no ha tenido alguna vez un ataque de ansiedad? ¿Quién no se ha tenido que enfrentar a la terrible sensación de perder el control sobre el propio cuerpo y la mente?

En esta publicación os hablamos sobre los factores estresores en las mujeres y sobre cómo gestionar la ansiedad.

Seguir leyendo

La importancia de Decir No

Saber Decir No, aprender a hacerlo, resulta básico para todas las personas, para nuestro desarrollo personal sano y positivo. Pero cobra especial importancia para nosotras las mujeres, puesto que nuestros deseos, necesidades, sueños, motivaciones, expectativas vitales, etc., se han visto sometidos y silenciados a lo largo de la historia, debido al sistema sociocultural dominante.

En esta publicación os hablamos sobre la importancia de decir no y cómo podemos ponerla en práctica de forma asertiva.

Seguir leyendo

El hombre que me ame, Gioconda Belli

El hombre que me ame, Gioconda Belli

El hombre que me ame

Las reglas del juego de los hombres que quieren amar a las mujeres

Gioconda Belli

 

 

I

El hombre que me ame

deberá saber descorrer las cortinas de la piel,

encontrar la profundidad de mis ojos

y conocer la que anida en mi,

la golondrina

transparente de la ternura.

 

II

El hombre que me ame

no querrá poseerme como una mercancía,

ni exhibirme como un trofeo de caza,

sabrá estar a mi lado

con el mismo amor

con que yo estaré al lado suyo.

 

III

El amor del hombre que me ame

será fuerte como los árboles de ceibo,

protector y seguro como ellos,

limpio como una mañana de diciembre.

 

IV

El hombre que me ame

no dudara de mi sonrisa

ni temerá la abundancia de mi pelo

respetara la tristeza, el silencio

y con caricias tocara mi vientre como guitarra

para que brote música y alegría

desde el fondo de mi cuerpo.

 

V

El hombre que me ame

podrá encontrar en mi

la hamaca para descansar

el pesado fardo de sus preocupaciones

la amiga con quien compartir sus íntimos secretos,

el lago donde flotar

sin miedo de que el ancla del compromiso

le impida volar cuando se le ocurra ser pájaro.

 

VI

El hombre que me ame

hará poesía con nuestra vida,

construyendo cada día

con la mirada puesta en el futuro.

 

VII

El hombre que me ame

reconocerá mi rostro en trinchera

rodilla en tierra me amara

mientras los dos disparamos juntos

contra el enemigo.

 

VIII

El amor de mi hombre

no conocerá el miedo a la entrega,

ni temerá descubrirse ante la magia del

enamoramiento

en una plaza publica llena de multitudes

podrá gritar: te amo..

o hacer rótulos en lo alto de los edificios

proclamando su derecho a sentir

el mas hermoso y humano de los sentimientos.

 

IX

El amor de mi hombre

no querrá rotularme o etiquetarme,

me dará aire, espacio,

alimento para crecer y ser mejor,

como una Revolución

que hace de cada día

el comienzo de una nueva victoria.

 

X

Y yo a cambio le daré a mi hombre

reposo, en sus guerras,

y en sus marejadas, calma..

le pondré sonrisas a sus enfados

y mi regazo será su cuna en sus silencios..

seré siempre su escalera firme,

cuando quiera subir al paraíso,

y no podrá jamás contar mis besos

porque serán eternos en mis labios

para él.

 

Ortorexia: la obsesión por comer sano

Ortorexia: la obsesión por comer sano

La sociedad del consumo está creando en las últimas décadas muchas enfermedades, trastornos o patologías que no existían o no existen en otro tipo de sociedades. El capitalismo exacerbado, el canon de belleza patriarcal en occidente, el bombardeo desde los medios de comunicación sobre la cultura de la delgadez y cuerpos 10, etc., provocan una obsesión por la alimentación muy preocupante por llegar a ser incluso mortal con trastornos como la anorexia y la bulimia.

Para tener un cuerpo saludable, estar en equilibrio con nosotras y nosotros mismos y amar nuestros cuerpos, es necesario practicar una dieta saludable. Pero cuando la persona se obsesiona con lo que considera una alimentación saludable podemos decir que sufre un trastorno del tipo trastorno emocional llamado ortorexia.

 

¿Qué es la ortorexia?

La ortorexia nerviosa, es un trastorno alimentario que fue acuñado en 1997 por el doctor Steven Bratman, para calificar la obsesión patológica por comer comida considerada saludable por la persona. Consiste en un control exhaustivo y estricto de la composición de los alimentos.

La ortorexia es un trastorno de tipo emocional donde la persona considera la alimentación saludable como una práctica indispensable y prioritaria en su vida hasta el extremo de acaparar sus ocupaciones y preocupaciones diarias.

Dentro de esta alimentación saludable se incluye cualquier obsesión con la alimentación orgánica, vegetal, sin conservantes, sin grasas, sin carnes, sólo frutas y verduras. Pero también se presenta como una obsesión por consumir los alimentos preparados únicamente de una forma concreta: crudos, al vapor, a la plancha…

Lo que en un principio pueden parecer unos correctos y saludables hábitos de alimentación, como es el preocuparse por la calidad de lo que comemos y cómo nos nutre, deriva en trastorno de la alimentación cuando esto se hace de manera obsesivo-compulsiva.

La ortorexia tiene graves repercusiones en la calidad de vida y la salud de las personas que la padecen y se asemeja a otros trastornos de la alimentación, como la anorexia, la bulimia, en su deseo de alcanzar la belleza física a través de la dieta.

A pesar de no tener estadísticas ni cifras oficiales sobre las personas que padecen ortorexia, las personas profesionales de la salud estiman que el 28% de la población de países occidentales sufre este trastorno. Las mujeres jóvenes son las más afectadas por este trastorno de la alimentación.

 

 

 Síntomas de las personas con ortorexia 

En muchos casos, las personas que padecen ortorexia suelen actuar como personas hipocondriacas y justifican su obsesión con los alimentos con la excusa de no enfermar por anisakis, salmonelosis, mal de vacas locas… Cualquier posible parásito o enfermedad alimenticia valen como excusa.

El aislamiento social es una consecuencia especialmente grave porque las personas que sufren de ortorexia se creen moralmente superiores por sus buenos hábitos de alimentación o por la dieta que siguen y tampoco consiguen relacionarse de una manera sana con las demás personas.

Las personas que padecen ortorexia pierden la capacidad de comer intuitivamente, es decir, de saber llevar una alimentación saludable porque no saben escuchar a sus cuerpos. No saben cuándo tienen hambre, qué cantidad de alimento necesitan, cuando están saciadas, si tienen sed o apetito, etc.

Síntesis principales síntomas 

  • Obsesión por las dietas.
  • Culto al cuerpo.
  • Miedo a la comida tratada con productos artificiales.
  • Obsesión desordenada por comer alimentos sanos.
  • Focalización obsesiva en la calidad de los alimentos que se consumen.
  • Eliminación de grupos de alimentos “inseguros” para la dieta como grasas, productos de origen animal, etc.
  • Dedicación del tiempo, más de tres horas al día investigando o pensando en comida (incluye la planificación de la compra)
  • Obsesión con el cuidado del cuerpo y la salud.
  • Ansiedad o temor a pensar en la comida.
  • Nunca se saltan su dieta, ni siquiera en ocasiones especiales.
  • Negación a comer alimentos en restaurantes.
  • Aislamiento social porque no van a comer a cualquier lugar.

 

Consecuencias y tratamiento de la ortorexia

La desnutrición es un factor común entre las personas que se obsesionan por las dietas de comida saludable, es decir, entre las personas que sufren ortorexia.

Las personas que sufren ortorexia se preocupan más por la calidad de los alimentos que por el propio placer de comer. Así, dedican gran parte de su tiempo en organizar su propia dieta relegando otros aspectos de su vida y de su desarrollo personal a planos inexistentes.

Puede llegar a abandonar actividades diarias con el propósito de cumplir su dieta, desplazarse kilómetros para adquirir un tipo concreto de alimentos, comprar en sitios exclusivos de alimentos ecológicos…

El nutricionista y neurópata del Instituto Médico de la Obesidad, Rubén Bravo explica que las personas que sufren de ortorexia suele tener “niveles altos de dopamina y niveles bajos de serotonina, lo que hace que tengan un exceso de euforia combinado con niveles de ansiedad altos”.

Para el tratamiento de la ortorexia es fundamental la colaboración y la predisposición de la persona hacia el tratamiento. Se debe instaurar un menú equilibrado por una profesional. Y lo ideal para las personas que sufren este trastorno alimenticio es la terapia.

 

Queremos animarte a descubrir tu belleza y a cuidar de tu cuerpo, tu templo sagrado. La alimentación consciente y la meditación pueden ser unas valiosas amigas en este viaje de rencuentro contigo misma.

 

Nuestros recursos a tu disposición

En nuestra página web podrás encontrar además otros recursos importantes para poder conocer los beneficios que la alimentación consciente puede darte cuales:

  • talleres y cursos en la sección calendario para participar de forma presencial
  •  cursos on line específicamente dedicados a la alimentación consciente, a la alimentación consciente y las defensas inmunológicas y a la gestión emocional que ayuda a no crear situaciones de estrés que nos debilitan
  •  nuestras APPS, en particular “”Alimentación Consciente: 10 pasos para alimentarte conscientemente, que podrás descargarte en tu móvil.
  • artículos específicos en nuestro blog 
  • Recomendación de bibliografía y videografía.
  • Primera consulta de Coaching en Alimentación

Te animamos además a realizar nuestro TEST DE ALIMENTACIÓN CONSCIENTE

 

Fuentes:

Todas las personas podemos soñar ¿Te atreves a soñar? (VII)

Todas las personas podemos soñar ¿Te atreves a soñar? (VII)

¿Te atreves a soñar?

Ponle fecha de caducidad a tu sueño y sal de tu zona de confort

Matti Hemmi

 

Capítulo 7:

Por qué arriesgarse. Por qué quieres conseguirlo.

 

Para poder avanzar tendrás que conseguir que tu motivación salga victoriosa frente a tus miedos.”

 

Matti Hemmi

 

  • Si sólo miras el presente, puede que estés avanzando bien; pero eso no te asegura que sea un camino sostenible. Si, además, miras al futuro, prestando atención a las tendencias, podrás crear tu propio camino.

 

  • Cuentas con habilidades como la creatividad y la imaginación necesarias para gestionar tu salida de la zona de confort. Pero puede que las hayas cubierto de capas de educación formal, por lo que te toca descubrirlas. De hecho es posible que las uses para inventar razones por las que no puedes cumplir tus sueños.

 

  • Es bastante fácil que sientas miedo al imaginarte saliendo de tu zona de confort. Mucho más del que luego, en realidad, sentirás cuando lo hagas.

 

  • La decisión de salir se basará en los juicios que hagas. Y estos se basan en la información que decidas escoger como criterio. Eso lo haces, consciente o inconscientemente, basándote en el material que acumulas en tu zona de confort.

 

  • Utiliza tus valores para decidir la idoneidad de cumplir tus sueños. Piensa en las consecuencias de las consecuencias, y decide qué cosas no quieres que ocurran o si debes, o no, poner el sueño en marcha. Define también los límites.

 

  • Tu misión personal define cuál es tu propósito en la vida: por qué haces lo que haces, cuál es tu llamada interior. Es lo que le da significado. Junto a tus valores, son los dos grandes filtros a la hora de valorar si tiene sentido o no “incomodarte” para cumplir tus sueños.

 

  • Las pérdidas percibidas (simbólicas, psicológicas y físicas) están en la base de tu resistencia a abandonar la zona de confort. Hazlas conscientes y así podrás negociar las compensaciones que necesitas para reducir la tensión emocional y avanzar.

 

  • Los dos recursos fundamentales para iniciar el cumplimiento de tus sueños son tu tiempo y tu cerebro. Con ellos conseguirás todos los demás.

 

Fuente: HEMMI, Matti (2013): Extracto del libro ¿Te atreves a soñar?. Barcelona: Paidós. Más información en mattihemmi.com/libros

* Debido a su importancia, se ha transcrito a un lenguaje no sexista

Rick Warren acerca de una vida con propósito

Jacqueline Novogratz: inspirar una vida de inmersión

Matti Hemmi

Matti Hemmi

Matti Hemmi, nació en Helsinki en 1965 aunque se crió en Madrid. Es ingeniero y ha cursado estudios de psicología, creatividad e innovación. Dirigió, durante más de una década, la filial española de una multinacional de ingeniería industrial con excelentes resultados. En 2006 fundó inKNOWation una empresa destinada a guiar a los líderes empresariales y sus equipos en la transformación de sus organizaciones. Entre sus clientes se encuentran empresas como BBVA, Caser, Ferrovial, entre otras.

¿Hambre física o emocional?

¿Hambre física o emocional?

El hambre física se produce por la sencilla razón de que nuestro cuerpo necesita materia para mantenerse en funcionamiento y saciarla resulta fácil: comer hasta lograr una sensación de bienestar.  Y si tienes hambre una sandía logra satisfacerte.

 

El hambre física va aumentando gradualmente, y normalmente las personas tenemos la capacidad de control sobre lo que comemos, con tal de disminuir esta sensación, aunque no siempre es así.

Ocurre en el caso de la denominada hambre emocional, que aparece de manera repentina y nos produce ganas de comer sin razón aparente, y en esta situación nos atraen más ciertas comidas como postres, chocolate o cualquier alimento dulce.

Sentimos hambre emocional, porque comer determinados alimentos nos produce placer, pero también la experimentamos porque necesitamos llenar un vacío. Por ejemplo, cuando las personas están estresadas, ansiosas, o cuando están tristes, deprimidas, surge el hambre emocional.

Pero también cuando experimentamos euforia o felicidad, como en una celebración, una fiesta, o reunión con amistades o la familia. El hambre emocional nos atrapa, pero en un círculo vicioso de malestar ya que no es con la comida que logramos satisfacerla.

 

La alimentación consciente pretende recuperar esta relación con el cuerpo de forma que el comer represente únicamente una respuesta satisfactoria al hambre física que en cierta medida esté unida al placer, pero no sea esta la razón única y predominante de ingerir comida y/o bebida.

 

Las 5 diferencias entre hambre física y hambre emocional

Podemos encontrar 5 características que diferencian el hambre física del hambre emocional y que pueden ayudarte a evaluar cuál es tu hambre.

 

Vamos a analizarlas en detalle:

1.Modo de aparición

El hambre física es aquella que avisa que el cuerpo necesita energía. Puede que una persona no se percate, pero el hambre física llega de forma gradual, poco a poco se va notando más necesidad de comer. Son esos momentos en los que las tripas rugen.

En cambio, el hambre emocional aparece repentinamente. No hay sensaciones claras en el estómago, quizás una sensación de vacío o ansiedad generalizada que quiere ser satisfecha de manera inminente: “Quiero comer esto y ya, y hasta que no lo haga me siento bien”. Son situaciones en las que se come compulsivamente y a menudo una persona puede sentirse arrastrada por el alimento. 

2.Sus causas

El hambre física se produce por algo muy simple: el cuerpo necesita materia para mantenerse en funcionamiento y en buen estado.

El hambre emocional es una búsqueda de placer o para “llenar un vacío”. Es muy común cuando se tiene demasiado estrés, sensación de soledad y depresión, o al contrario, cuando se siente euforia  excesiva.

3.Las sensaciones que dejan

Normalmente después de consumir alimentos por hambre emocional, aparece un sentimiento de culpa, arrepentimiento o vergüenza; ya que conduce a comer demasiado y tener atracones además de una molestia física por, con mucha probabilidad, haber comido demasiado.

Esto no ocurre con el hambre física, la cual, en el momento de saciarla, produce una sensación de bienestar, satisfacción y felicidad.

4.Facilidad con la que son saciadas

El hambre emocional es mucho más difícil de saciar; aunque se consuman dulces o postres, el efecto positivo tiene una corta duración y en unas horas, vuelve a aparecer. Esto se debe a que no es una necesidad fisiológica que se puede satisfacer con alimentos, sino una necesidad afectiva y de autoconocimiento de que está pasando en el plano mental y emocional.

Por supuesto, con el hambre física cada comida ingerida sí cuenta, y deja saciadas durante horas.

 5. Modalidad con la que son saciadas

El hambre física es una experiencia: se quiere disfrutar y saborear. Se come con calma y sentadas.

En cambio, el hambre emocional es una tarea: se come rápido, de forma nerviosa, sin saborear, sin atender la comida sino otras ocupaciones (el ordenador, el móvil etc.)

 

Aprendes a reconocer tu hambre

 

No siempre es fácil valorar cuál es tu hambre, por eso te invitamos a seguir nuestras propuestas de CURSOS y TALLERES  de alimentación consciente ya que la participación directa y poder compartir con otras personas es muy importante para el proceso de autoconocimiento.

 

Además, disponemos de la siguiente  APP “Alimentación Consciente: 10 pasos para alimentarte conscientemente que puedes descargar en tu móvil y que te puede acompañar en este proceso de cambio hacia una vida más sana.

 

Para ver si sabes reconocer tu hambre te animamos a realizar nuestro TEST DE ALIMENTACIÓN CONSCIENTE

 

 

Si nos dejasen trabajar en igualdad de condiciones las mujeres mejoraríamos el mundo

Si nos dejasen trabajar en igualdad de condiciones las mujeres mejoraríamos el mundo

Las mujeres somos desde hace muchos años ya las que más sufrimos una gran desigualdad en el mundo laboral, siendo siempre las peores pagadas con trabajos precarios o sin remunerar. Lo que no tiene en cuenta la sociedad para abordar esta realidad necesariamente urgente a erradicar es que eliminar la desigualdad no solo ayuda a las mujeres, sino al mundo entero a ser mejor.

Somos las primeras afectadas cuando los servicios públicos no son financiados debidamente, sobre todo en el caso de las mujeres que cuidan a sus familiares y pareja, como consecuencia del papel de los cuidados asignado a las mujeres. Por tanto la falta de fondos y la distribución injusta de estos agravan la desigualdad.

Por si esto fuera poco, las diferentes leyes y convenciones sociales en el mundo limitan nuestra capacidad de organizarnos para luchar por nuestros derechos y cuando lo hacemos somos rápidamente reducidas por las malas o sutilmente por las buenas.

Es por ello que el incremento de la desigualdad extrema económica es un gran golpe contra la lucha de la desigualdad de género y una amenaza a los derechos de las mujeres. 

El informe de Oxfam “Las mujeres y el 1%” lo deja claro: el empoderamiento económico de las mujeres tiene un gran potencial de transformar la vida de muchas mujeres para bien y ayudar al crecimiento económico del país.

Actualmente las mujeres somos la mitad de la población mundial pero sólo generamos un 37% del producto interior bruto global. Pero el informe ha calculado que si la desigualdad de género en la economía fuese erradicada, se añadirían un total de 12 trillones de dólares al PIB global para 2025.

 

La desigualdad laboral en la India

India es un caso extremo de desigualdad laboral: ocupa el puesto 132 de 152 países en un nuevo índice que mide el compromiso de un país por reducir la desigualdad. Se trata de un puesto muy inquietante debido a la situación de la India; 1,2 mil millones de personas viven en extrema pobreza. El estudio de Oxfam calcula que si India redujese un tercio su desigualdad, más de 170 millones de personas de población no serían pobres.

mujeres-indias

La pobreza, telaraña del sistema de la que es imposible escapar

La pobreza, según la Organización mundial de la Salud (OMS) es la “enfermedad más mortal del planeta”. Esta teje su particular telaraña de desigualdad influenciada por el sistema capitalista, el patriarcado y el etnocentrismo. Las víctimas más vulnerables, las que se encuentra en el centro de esta telaraña de opresiones, son las mujeres racializadas sin recursos.

Seguir leyendo >

El nuevo índice CRI (Commitment to Reducing Inequality) ha sido desarrollado por Oxfam y el grupo Development Finance International (DFI) para medir la brecha entre las personas ricas y las pobres. Para calcular el índice se han tenido tres factores en cuenta: gasto público, los impuestos y los derechos laborales de cada país, aspectos que son clave para reducir la desigualdad.

En el informe se denuncia una discriminación sistemática en contra de las mujeres en el ámbito laboral. En los últimos 10 años la tasa de participación de las mujeres indias en la población activa, ya de por sí muy bajo comparado con otros países asiáticos, ha bajado del 37 al 27 por ciento.

A medida que las familias prosperan se vuelven más controladores y no permiten a las mujeres conseguir su propio dinero. India es uno de los pocos países en el mundo donde hay una gran rotura en la carrera de las mujeres cuando se casa, a diferencia de otras partes del mundo donde las mujeres dejan de trabajar por ciertos periodos de tiempo durante la maternidad. 

En cuanto a derechos laborales y respeto de las mujeres en su lugar de trabajo, las mujeres de India sufren discriminaciones brutales pues se ven forzadas a trabajar sin contrato  o en la agricultura con mucha falta de organización sindical, lo que imposibilita la mejora de sus condiciones laborales y su empoderamiento. A pesar de que la mayoría del trabajo en la agricultura es realizado por mujeres, las mujeres rurales sólo son dueñas del 10-15% de la tierra que trabajan. Es una discriminación sistemática en contra de mujeres y chicas que es a la vez la causa y el resultado de la desigualdad de la pobreza.

infografia-desigualdad-salarial

El sistema económico donde nos encontramos ha fallado estrepitosamente en crear puestos de trabajo acordes con las necesidades de las personas trabajadoras y esto ha afectado en especial a las mujeres, siendo su fuerza de trabajo apartada y concentrada en empleos de bajo salario y siendo las más afectadas por los trabajos sin contrato, sin poder acceder a sanidad, bajas laborales o de maternidad ni pensiones.

 

Está claro por tanto, que si se nos diesen las mismas oportunidades que a los hombres y no tuviésemos impedimentos para trabajar, nuestra fuerza laboral cambiaría para bien el mundo.

mujeres-rurales_MiriamHerbon

La esclavitud de las mujeres rurales

El patriarcado y el sistema capitalista que lo sustenta, se nutren del trabajo invisible de las mujeres rurales, a las cuales excluyen de la toma de decisiones, de la independencia económica (vital para el empoderamiento) y, en demasiadas ocasiones, de la retribución o gratificación por el trabajo realizado.

La invisibilización del trabajo de las mujeres rurales unida a la pobreza rural de los países empobrecidos, provoca enormes desigualdades entre mujeres y hombres.

Seguir leyendo >

Recursos para mejorar nuestra Salud e Inteligencia Emocional

Glosario Feminista

Selección de palabras, términos y conceptos para que hablemos con propiedad y podamos argumentar con conocimiento para cambiar el mundo.

[Español y Euskera]

Ver contenido