La vida es para vivirla hasta el final

por | 10 Sep, 2016 | Artículos, Educación Emocional, Inteligencia Emocional

Día Internacional para la Prevención del Suicidio

Quiero empezar diciendo que escribo estas líneas desde el máximo respeto hacia todas las personas que en estos momentos de su existencia, han perdido la esperanza en lo que un día fue su naturaleza humana, vivir la vida honrando cada segundo, cada momento y cada suspiro, cada pena y cada alegría.

dia-internacional-prevencion-suicidio

Fuente: Wikipedia

Con estas líneas solo quiero dar mi mensaje a todas las personas para recordarnos que nuestro cometido de existencia es vivir la vida hasta el final sin adelantarnos a su fecha de caducidad. Recordarnos que siempre hay motivos para la vida, siempre hay razones grandes y/o pequeñas que despiertan la esperanza para enfrentar un nuevo día.

Dar las gracias por estar con vida y disponerse a hacer de ese presente y con esa vida de regalo, la mejor de todas experiencias hasta la fecha. Porque, la vida es para vivirla hasta el final, sin poner límites a nuestra existencia.

Humildemente creo que todas las personas nacemos con esta capacidad de vivir desde esta creencia y/o instinto de vida intrínseco a nuestra naturaleza humana, pero en ocasiones la falta de experiencia de vida desde la alegría, las risas, la compañía, las oportunidades, el  alimento y el “sentido de vida” tal y como nos enseñó Victor Frankl con su libro “El hombre en busca de sentido” hace que experimentemos palabras como depresión, suicidio, desesperanza. Palabras creadas fuera de la vida para explicar la falta de ganas de vivir.

No es natural, sino consecuencia de un artificio de formas de supuesta vida y de injusticias de vida, la que nos alejan de la VIDA en mayúsculas. Pero lo que no podemos negar son las cifras desoladoras de suicidios por depresión y más aún sabiendo que como siempre, hay realidades que nunca se cuantifican como son las mujeres que se suicidan para huir de la violencia contra las mujeres.

unamuertecada40seg

Fuente: OMS

Las personas que se suicidan por falta de oportunidades para continuar con vida, que se suicidan por falta de afecto y por sentirse tan poco amadas, que no pueden solas con el sufrimiento y el dolor que la experiencia de vida también contiene.

Si alguien me preguntara, ¿cómo acabar con esta realidad? mi respuesta igual podría ser tachada de inocente pero no se me ocurre mejor razón y más pensada, os lo prometo, que entender, sentir y vivir desde una de mis palabras preferidas, desde el AGRADECIMIENTO.

Y me explico. Si entendemos que la vida es un regalo que nos toca cada mañana en formas distintas, con todo el abanico de matices y colores, entenderíamos que es un acto de egoísmo ponerle fin a la oportunidad diaria de aprender a vivir.

Si tienes la suerte de estar leyendo estas líneas es porque estás con vida y sea cual sea la forma que toma tu vida, muy fácil o muy difícil, entender que es un regalo para crecer y con ello poder honrar la suerte de haber nacido, es bajo mi humilde experiencia, el más justo de los  modos de estar viva.

Y si no piensas como yo, no pasa nada, solo pido que encuentres en tu camino alguna razón distinta o parecida a la mía, pero una razón al fin y al cabo,  para dejar a un lado de tu camino la idea de tirar la toalla. Sigue caminando que veras como encuentras tu propio sentido de vida para seguir honrando la vida.

 

Algunas tristes cifras

Hoy 10 de septiembre, en el Día Internacional para la Prevención del Suicidio, no solo queremos honrar a la vida sino también mostrar una realidad que muchas veces se oculta por vergüenza, por incomodidad o porque en muchos sitios el suicidio es una práctica ilegal. Queremos arrojar luz sobre las cifras, que son más que eso. Son rostros, historias, personas, familias…

En 2016, la Organización Mundial de la Salud propone el lema: Conectar. Comunicar. Cuidar, para el Día Internacional para la Prevención del Suicidio. Porque como dicen todos y todas las profesionales, el suicidio puede evitarse casi en la totalidad de los casos.

mortalidadsuicidio

Fuente: OMS

La tasa de suicidio mundial supone el 1,4% de las muertes en todo el mundo, y la mortalidad por suicidio es más elevada que la suma de la mortalidad de total causada por la guerra y los homicidios.

mortalidadsuicidioporpaises

Fuente: OMS

Cuando pensamos en qué países tienen una mayor tasa de suicidio tendemos a pensar que los países occidentalizados superar a los países en vías de desarrollo. Pero la realidad es completamente distinta, las cifras obtenidas por la OMS muestran que en los países “ricos” la tasa de suicidios es del 25% frente al 75% de los países con ingresos medios o bajos.

A nivel mundial, el suicidio supone al 50% de todas las muertes violentas en hombres frente al 71% de las mujeres. Aunque debemos observar estos datos con mucha precaución ya que en muchos países la tipificación de estas muertes no se realiza de forma correcta, en otros países los asesinatos de mujeres no son investigados y se contabilizan como suicidios de mujeres, y en otros países no se tienen datos reales.

En España la cifra de muertes por suicidio fue de 3.910 personas en 2014, esto supone un triste récord por tercer año consecutivo. Desde 2008, el número de personas que deciden suicidarse supera a las personas fallecidas en accidentes de tráfico. Así, por primera vez, en 2014, la cifra de suicidios duplica a la cifra de personas que mueren en accidentes de tráfico, la mayor desde 1980, que es el primer año que se tienen datos.

evolucion-suicidios-espana

Fuente: ElPais.com

El suicidio es la principal causa de muerte no natural en España, con una tendencia ascendente desde hace 35 años. El suicidio es más habitual en hombres (2.938 casos) frente a 972 mujeres según el INE, y la franja de edad que más suicidios refleja es de la de 85 a 89 años, con una tasa de 22,5.

En el Día Internacional para la Prevención del Suicidio, queremos recordar que…

Siempre hay motivos para vivir la vida.

 

Fuentes:

El hombre en busca de sentido, Viktor Frankl

el-hombre-en-busca-de-sentidoEl doctor Frankl, psiquiatra y escritor, preguntaba a sus pacientes que tenían varios sufrimientos a ver por qué no se suicidaban y muchas veces, de las respuestas extraía una orientación para la psicoterapia a aplicar. Le solían contestar sus pacientes que lo que les ataban a la vida son los hijos, un talento, una habilidad sin explotar, recuerdos que merece la pena rescatar del olvido…

Leer más sobre el libro >

Pin It on Pinterest