La teta asustada

Claudia Llosa

La teta asustada, es una película de carácter surrealista, un estilo que ha caracterizado a su directora Claudia Llosa que también dirigió la película Madeinusa, y que nos revela las estrategias que somos capaces de crear las mujeres para defendernos de la violencia machista, particularmente en contextos de guerra, como el que se refiere en esta historia.

La teta asustada nos narra la vida de Fausta, la hija de Perpetua, quien fue violada durante la época de el grupo terrorista Sendero Luminoso, en Perú. Fausta sufre la enfermedad de la teta asustada, que se manifiesta cuando sangra por la nariz si experimenta momentos de miedo o tensión extremos. La trama se desencadena cuando Perpetua muere, y Fausta revela que oculta una patata en su vientre para evitar que se repita la traumática.

La teta asustada, está basada en una creencia quechua acerca de que las mujeres que han sido víctima de una violación transmiten la enfermedad de la teta asustada. Se piensa que la leche materna de aquellas víctimas se infecta de terror y se traspasa a sus descendencia mediante un miedo que permanece de por vida.

Título original: La teta asustada (En inglés The milk of sorrow) 

Directora: Claudia Llosa

Año: 2009

Duración: 94 min.

País: Perú

Guión: Claudia Llosa

Música: Selma Mutal

Fotografía: Natasha Braier

Reparto: Magaly Solier, Susi Sánchez, Efraín Solís, Marino Ballón, Antolín Prieto, Daniel Nuñez Durán

La teta asustada es otra muestra de cine feminista, película hecha por mujeres y con personajes femeninos como protagonistas. Se trata del segundo largometraje de la directora peruana Claudia Llosa en el que nos muestra la búsqueda incansable de las mujeres para enfrentarnos a la violencia sexual y para encontrar mecanismos que nos ayuden a perder el miedo que la violencia machista nos genera.

La película La teta asustada nos cuenta una historia contemporánea que se ambienta en un barrio periférico de Lima, en Perú. Fausta tiene una estrecha relación con su madre, hasta que ésta muere, y para conseguir dinero para su entierro comienza a trabajar como empleada del hogar en la casa la señora Aída, la misma donde trabajaba Perpetua.

Aquí se nos muestra el personaje de Fausta como una persona desamparada completamente, pues no tiene dónde enterrar a su madre, pero además se ve imposibilitada para conectar emocionalmente con las personas de su entorno, en especial con los hombres.

Como telón de fondo, el rumor de que padece el mal de la teta asustada es vivido como estigma y es una gran fuente de sufrimiento para Fausta.

Fausta canta también para aliviar su mal de la teta asustada, de la misma manera que lo hacía su madre. La señora Aída a su vez, es una compositora, quien le roba a Fausta la canción en la que se refugiaba de su mal.

Con estas particularidades, la película de La teta asustada nos muestra el resultado de la violencia contra las mujeres como sinónimo de perder la vida, y en la que pareciera no haber lugar para la esperanza. Doblemente despojada, Fausta sufre la violencia machista y de la burguesía, en un doble juego de exterminio. Lo más importante, es que ante ello, Fausta es capaz de idear estrategias para superar ese miedo antes de que este termine por hundirla.

Fausta demuestra que es necesario, por tanto, ser consciente y reconciliarnos con nuestro pasado. Es la una de las formas forma de resignificar nuestras experiencias de vida.

Actualmente, hay centenares de casos de mujeres peruanas violadas que se atrevieron a denunciar los crímenes de las que fueron víctimas, tanto por parte del grupo terrorista Sendero Luminoso como por los paramilitares.

La filósofa Silvia Federici explica en su libro Calibán y la bruja, de qué forma el cuerpo de las mujeres ha sido escenario de guerra a lo largo de la historia, y un territorio del que se han apropiado los hombres y el Estado.

Al igual que en su primer largometraje Madeinusa, Claudia Llosa recurre a múltiples simbolismos para guiarnos por los sentimientos de la protagonista de esta historia.

Entre los premios y reconocimientos que ha tenido La teta asustada, estuvo nominada al Oscar a la mejor película extranjera en 2009, y obtuvo el Oso de Oro del Festival de Berlín, 2009 y el Premio Internacional de la crítica FIPRESCI.

Recomendaciones

Pin It on Pinterest