Intocable

Olivier Nakache

Intocable es una película inspirada en la historia real de Philippe Pozzo di Borgo, autor del libro Le Second Souffle, que quedó tetrapléjico en 1993 y de su relación con Abdel Yasmin Sellou, su asistente a domicilio. Intocable es además de una comedia dramática, una película que va más allá, que habla de superación personal, de la fuerza de la amistad, del crecimiento personal, de la superación de los prejuicios y de la enfermedad con dignidad.

Las dos personas que protagonizan Intocable son, a priori, completamente distintos ya que vienen de segmentos de la sociedad francesa muy diferentes. El clasismo se hace presente cuando conocemos los orígenes de Driss, el cuidador, y al conocer a Philippe, de origen aristócrata y millonario.

A pesar de sus diferencias ambos tienen que luchar contra los prejuicios, por un lado los propios de la clase baja migrante, asociada a la delincuencia; por otro lado, los prejuicios de la enfermedad que deshumanizan a la persona ante los ojos de los otros y mirando solo a través del prisma de la piedad, la lástima o la condescendencia.

Ambas personas encuentran en el otro una mirada limpia, una relación que nace de no juzgar a la otra persona. Poco a poco, en Intocable, se irán superando a sí mismos, a las barreras sociales y físicas que experimentan y forjarán una relación de amistad sincera y generosa el uno con el otro, en la que ambos se aportan y ayudan a crecer.

Título original: Intouchables

Director: Olivier Nakache, Eric Toledano

Año: 2011

Duración: 109 min.

País: Francia

Guión: Olivier Nakache, Eric Toledano

Música: Ludovico Einaudi

Fotografía: Mathieu Vadepied

Reparto: François Cluzet, Omar Sy, Anne Le Ny, Audrey Fleurot, Clotilde Mollet, Joséphine de Meaux, Alba Gaia Bellugi, Cyril Mendy, Christian Ameri, Marie-Laure Descoureaux, Gregoire Oestermann

Intocable narra la relación entre dos personas totalmente opuestas y procedentes de entornos diferentes. Uno, Driss, de origen senegalés, vive en un barrio obrero de París, con antecedentes penales, vitalista, impulsivo, divertido e irreflexivo; el otro, Phillippe, un aristócrata millonario tetrapléjico a causa de un accidente de parapente, culto y muy poco espontáneo, que necesita ayuda personal.

Driss acude a la entrevista esperando ser rechazado y con la sola pretensión de poder sellar sus papeles para cobrar el paro. Sin embargo, es contratado, pese a no carecer de la formación requerida. Los motivos de Phillippe para contratarle, harto de lidiar con personas que sentían piedad de él, fue el ver que no le mostraba compasión y afrontar el reto de conseguir que el joven fuera capaz de realizar un trabajo y adaptarse a unos estrictos horarios y rutinas responsablemente.

La relación entre empleado y empleador va evolucionando hasta convertirse en una amistad en la que se ayudan mutuamente a enfrentar y superar las dificultades de sus respectivos mundos.

Fuente:

Crítica:

Recomendaciones

Pin It on Pinterest