Focusing

Básicamente no hay separación entre la “mente” y el “cuerpo”. El cuerpo siente las situaciones de la vida, el cuerpo es interacción, no sólo vida, sino una vida acerca de algo.” E.Gendhin.

Qué es

Como bien indica su nombre, El Focusing es una terapia basada en “enfocar” nuestros sentimientos y deseos, aquello que no podemos expresar con palabras, para ayudarnos a solventar las dificultades, preocupaciones, conflictos, problemas que encontramos en la vida.

Con la práctica del Focusing nos adentramos en un proceso de autoconciencia y curación emocional que nos permite hallar las “sensaciones sentidas” de nuestro cuerpo ante nuestras relaciones personales y laborales, momentos críticos, decisiones difíciles… El primer objetivo es identificar esas sensaciones y después cambiar el modo en que afrontamos esos problemas para mejorar nuestra calidad de vida emocional.

El término Focusing fue introducido por el psicoterapeuta Eugene T. Gendlin, discípulo y colaborador de Carl Rogers, a partir de los años 60. Gendlin descubrió en sus sesiones terapéuticas que las personas que contactaban con sus sensaciones corporales tomaban consciencia corporal y obtenían mejores resultados terapéuticos.

En qué consiste

La metodología del Focusing consta de un proceso de 6 etapas que son guiadas por una persona profesionalmente formada en la técnica. Al principio, las sensaciones son vagas y difusas, generalmente en la zona de la garganta, el pecho, el estómago o el abdomen.

Durante el procedimiento esas percepciones son aceptadas y reconocidas para obtener al final un cambio positivo que nos proporciona bienestar. Es una técnica de terapia breve donde el proceso de enfoque dura aproximadamente 20 minutos y el resto de la sesión terapéutica hasta una hora es opcionalmente para poder interpretar, en acompañamiento y escucha terapéutica, lo vivido durante el enfoque y el cambio vivido corporalmente hacia el bienestar.

A quién se dirige

Aquellas personas que quieran ganar en autoconciencia, mejorar la gestión de sus emociones y alcanzar la curación emocional en su vida personal, laboral… Afrontando las emociones de forma saludable y no negándolas para mejorar nuestra respuesta ante las dificultades de la vida.

La técnica del proceso del enfoque corporal (forma breve)

1 Despejar un espacio:

¿Cómo estás?
¿Qué hay entre ti y el sentirte bien?
No respondas: Deja que tu cuerpo responda.
No profundices en nada.
Simplemente da la bienvenida a cada cosa que venga.
Y coloca cada una de estas cosas a un lado, cerca de ti, por un momento.
Excepto por esto, ¿te sientes bien?

2 Formar la sensación-sentida:

Escoge un problema para ser enfocado.
No te metas dentro del problema, no entres en ese asunto.
¿Qué sensación tienes en tu cuerpo cuando recuerdas la totalidad de ese problema?
Siente el “todo eso”, la sensación de la totalidad del asunto, ese incómodo disconfort o la no clara sensación del mismo.

3 Lograr un asidero (etiqueta provisional):

¿Cuál es la cualidad de esa sensación sentida?
¿Qué palabra única, frase o imagen proviene de esa sensación sentida?
¿Qué palabra-cualidad se ajustaría la mejor?

4 Resonar:

Permanece un tiempo yendo y viniendo entre la palabra (o la imagen) y la sensación-sentida. Compruébalo: ¿Se ajusta?
Si se ajusta, la palabra con la sensación, permítete la experiencia de ajustarlas de nuevo diversas veces.
Si la sensación-sentida cambia, síguela con tu atención.
Cuando logres un perfecto emparejamiento, cuando has logrado que las palabras (o imágenes) son justo las correctas para esa sensación o sentimiento, permítete a ti mismo el sentir eso por un minuto o algo así.

 5 Preguntar:

¿Qué es esto que, acerca de la globalidad del problema, me hace a mí tan __________?
Cuando te bloquees, hazte estas preguntas:
¿Qué es lo peor de esta sensación/sentimiento?
¿Qué es lo realmente tan malo acerca de esto?
¿Qué necesita?
¿Qué debería suceder?
No respondas, espera que la sensación se mueva y te dé una respuesta.
¿Cómo se sentiría si todo estuviera bien?
Deja que sea el cuerpo quien te responda.
¿Qué se interpone en el camino de eso?

6 Recibir:

Da la bienvenida a lo que venga. Alégrate de que te hable.
Solamente es un paso en este problema, no el último.
Ahora que sabes dónde está, puedes dejarlo y volver a ello más tarde.
Protégelo de voces críticas que te interrumpan.
¿Desea tu cuerpo comenzar otra serie de enfoque corporal o por el contrario es este un buen sitio para parar?

Nota: El texto íntegro fue extraído de “FOCUSING: Proceso y Técnica del Enfoque Corporal” de Eugene Gendlin PH D.; Ediciones Mensajero – Bilbao – España 1973

Fuente: http://www.focusing.es/

Entradas en el Blog sobre Focusing:

Pin It on Pinterest