Brave

Una de las cosas más destacables de la película Brave es la apuesta por romper el ideal de mujer propuesto durante décadas por Disney, menoscabado y caracterizado únicamente por la posesión de una gran belleza y la poca capacidad de decisión. Esta historia nos propone salir de esa idea de cuento falso donde las mujeres esperan sentadas a que lleguen sus príncipes a rescatarlas y hacerlas princesas. Las mujeres somos reinas de nuestros propios reinos y esto implica responsabilidad pero también satisfacción. La satisfacción de decidir nuestro destino y nuestro camino.

Aunque el argumento de Brave no es nuevo, sí lo es la disposición de las personas y su peso en la historia. No existe la figura del príncipe como héroe. La historia de amor se traslada a la relación entre madre-hija. Otros tipos de amores nos importan a las mujeres y no solo la pareja.

La relación madre-hija es el motor de la historia y representa el simbolismo de género que se entiende a través de esta relación. La ruptura de roles con un destino impuesto en contra de las mujeres perfectas que se ven obligadas a  aceptar lo que les viene dado.

Con la metáfora de la ropa, Brave pone de manifiesto el problema del control patriarcal sobre nuestros cuerpos, control que nos oprime, paraliza y nos enferma. La personaja se rebela con la indumentaria que su madre le obliga a ponerse, los vestidos no son cómodos para la lucha ni la diversión. Curiosamente hoy día sigue ocurriendo lo mismo. Los tacones nos impiden correr y nos hacen sabañones y las faldas estrechas no nos deja dar volteretas laterales. La propuesta de esta película es actual, las mujeres somos heroínas cada una de su vida y queremos luchar nuestra batallas heroicamente, solo tenemos que conseguir que nadie nos lo impida.

Título original: Brave

Directora: Brenda Chapman, Mark Andrews

Año: 2012

Duración: 90 min.

País:  Estados Unidos

Guión: Mark Andrews, Steve Purcell, Brenda Chapman, Irene Mecchi (Historia: Brenda Chapman)

Música: Patrick Doyle

Merida, la indómita hija del Rey Fergus y de la Reina Elinor, es una hábil arquera que decide romper con una antigua costumbre, que es sagrada para los señores de la tierra: el gigantesco Lord MacGuffin, el malhumorado Lord Macintosh y el cascarrabias Lord Dingwall. Las acciones de Merida desencadenan el caos y la furia en el reino afortunadamente. Además, pide ayuda a una sabia anciana que le concede un deseo muy desafortunado. La personaja tendrá que afrontar grandes peligros antes de aprender qué es la auténtica valentía, descubrir que siempre estará con ella y nunca le abandonará si no se traiciona a sí misma.

Recomendaciones

Pin It on Pinterest