Por todas las niñas que faltan en el mundo

11 Oct, 2016 | Artículos, Derechos Humanos, Feminismos, Videos, Violencia contra las mujeres

Quizá nunca te hayas realizado esta pregunta: ¿cuántas niñas faltan en el mundo? Pero, si te paras a pensar en las niñas que faltan en el mundo averiguarás que son alrededor de 200 millones, aunque seguro que la realidad supera las cifras como siempre.

En 2007, un informe de la ONU recogía que 80 millones habían “desaparecido” en China e India. Y una se pregunta, ¿Pero cómo puede ser esto? Pues porque han sido abortadas o asesinadas, se las hizo desaparecer. Aunque, hubo algunas que tuvieron “más suerte” y fueron abandonadas.

 

El generocidio o infanticidio femenino

Cuando en la cotidianidad europea se da la confirmación de que el bebé “¡es una niña!”, generalmente, no supone preocupación, disgusto ni decepción. Pero para los estados de India, China y otros países asiáticos, y, por consiguiente, para las familias de esas niñas nacidas en esos territorios, no es así.

Es una práctica terrible y habitual la exterminación sistemática del sexo hembra por rechazo a un género concreto: el femenino.

Esta práctica de tradición histórica se conoce como infanticidio femenino o generocidio y responde a la realidad donde parir, nacer, ser y crecer varón es recompensado socialmente, mientras que parir, nacer, ser y crecer mujer te predispone a sufrir todo el abanico de violencias sexistas que el sistema patriarcal lleva elaborando en su siempre opresiva y dominante trayectoria. Eso sí, ciñéndose a las características de cada país y su correspondiente desarrollo.

En otras palabras, existe una estructura social que dice: no queremos mujeres.

 

El aborto selectivo que no deja nacer a las niñas

El desarrollo de las técnicas de control de la natalidad hace que la elección entre dar a luz una niña o un niño sea cada vez menos complicada, provocando un profundo desequilibrio entre géneros. La escala mundial entre niños y niñas es de 105:100, mientras que en China los datos se desestabilizan con 120 niños por 100 niñas.

Por otro lado, en India, el infanticidio femenino es causante del 41% de las muertes en niñas recién nacidas y las investigaciones calculan que, entre 1985 y 2005, 10 millones de posibles futuras mujeres han sido abortadas de manera selectiva, 6 millones en la última década.

A pesar de que en India y China el aborto selectivo está considerado un crimen contra la humanidad, se sigue practicando sin impunidad. Así que tenemos esta enervante sensación de que, en algunas culturas y contextos, hacernos desaparecer resulta fácil y legítimo.

En India, tal y como señala Unicef, “hay 933 mujeres por cada 1.000 hombres, lo que implica 40 millones de mujeres desaparecidas“; y según informa la organización All Girls Allowed (Todas las niñas permitidas), en China, a consecuencia del generocidio, viven 37 millones de hombres más que mujeres.

El censo del año 2011 mostró el creciente rechazo de la sociedad contra las mujeres. “Cuando una mujer india se queda embarazada solo lo celebrará si el bebé finalmente es niño, pues haber tenido una niña no es motivo de celebración en ningún caso. Las mujeres tienen miedo de tener hijas porque saben que van a recibir el mismo trato que han recibido ellas. Tener hijos, sin embargo, sí merece ser festejado: un niño será siempre respetado”.

niñas-indias_MiriamHerbon

Fuente: Pixabay

El patriarcado desea nuestra existencia controlada y en números reducidos

Los números asustan pero, ¿acaso tendría eso que sorprendernos? Dichos datos no son más que la inhumana expresión de un mundo que impulsa con evidente fuerza una idea: cuantas menos mujeres seamos, mejor.

El mundo no es un lugar bueno, habitable para nosotras, las mujeres, aunque incluso dentro de la boca del lobo hay rincones más luminosos que otros.

El mundo supone en su totalidad, un lugar injusto y peligroso para desenvolverte como niña y como mujer, siendo Afganistán, República Democrática del Congo, Pakistán, India y Somalia los cinco peores.

Aun con todo, hombres de todos los orígenes nos acosan y agreden, violan, trafican con nosotras y nos asesinan, ya seamos mujeres de norte o de sur, de este o de oeste; la violencia contra las mujeres está presente en todo tipo de relaciones a lo largo y ancho del planeta: todo vale.

Pero, ¿acaso te estoy contando algo que tú no sepas?

Imagen: Documental It's a girl (Es una niña)

Trailer: It’s a Girl Documentary (Documental Es una niña)

El documental It’s a girl (“Es una niña”) nos acerca a esta realidad. Una de las expresiones más atroces de la violencia contra las mujeres y las niñas: no dejarnos nacer. El trabajo audiovisual también muestra cómo aquellas que sobreviven a la infancia, deben crecer afrontado violencias extremas e incluso la muerte a manos de sus maridos u otros miembros varones de su familia.

No podemos quedarnos de brazos cruzados.

Contemplar esa realidad y no hacer nada.

Simplemente, porque somos personas, seres humanos.

 

Fuentes:

Pin It on Pinterest