Un reciente estudio realizado por la empresa Nielsen ha demostrado que en el estado español las familias han gastado un 7,3% más que hace un año en verduras. Pero este crecimiento es pequeño y más teniendo en cuenta que en parte es por la subida de los precios. Es por eso que en este blog de Alimentación Consciente queremos responder a la pregunta ¿Por qué es tan importante comer verdura? explicando sus múltiples beneficios. 

Las verduras nos protegen de enfermedades cardiovasculares

Existen evidencia científicas de que una dieta rica en frutas y verduras puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y derrames cerebrales. 

Un estudio que siguió la alimentación de 469,551 participantes encontró que un mayor consumo de frutas y verduras está asociado con un menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, con una reducción promedio en el riesgo de 4% por cada porción adicional al día de frutas y verduras.

Las verduras regulan la presión arterial

Un estudio titulado Dietary Approaches to Stop Hypertension examinó el efecto sobre la presión arterial de una dieta rica en frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa y que restringía la cantidad de grasa saturadas. Los resultados demostraron que las personas con presión arterial alta que siguieron esta dieta redujeron su presión arterial sistólica (el número superior de una lectura de presión arterial) en unos 11 mm Hg y su presión arterial diastólica (el número inferior) en casi 6 mm Hg tanto como lo que los medicamentos pueden lograr.

Las verduras nos protegen del cáncer

Un informe del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer y del Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer sugiere que las verduras que no son de fécula, como la lechuga y otras verduras de hoja verde, el brócoli, el bok choy, el repollo, así como el ajo, las cebollas y otras similares, y las frutas protegen contra varios tipos de cáncer, incluyendo los de boca, garganta, laringe, esófago y estómago. Ya os compartimos en nuestro blog de Alimentación Consciente una lista de alimentos anticancerigenos y 4 reglas de oro para una alimentación saludable que ayudan a reducir el riesgo de cáncer

Si las verduras son tan buenas ¿Por qué no saben mejor?

Mucha gente no es partidaria de comer verduras y hacen la siguiente pregunta “Si son tan buenas ¿Por que no saben mejor?” o dicen la típica frase “Todo lo rico engorda”. 

Esto se debe a que tradicionalmente cuando tenemos hambre comemos dulces o grasas por lo que tendemos a «sobrecargar» nuestras papilas gustativas con demasiada sal, pimienta y especias. Como resultado, el sabor de las verduras se siente malo o suave en comparación con los alimentos procesados.

Si asociamos tener hambre con comer verduras podremos realizar un efecto Pavlov y cuando tengamos hambre, queremos comer verduras. Esto se debe a que provocaríamos un condicionamiento de estímulo-respuesta: con hambre, comemos verdura en vez de productos ultraprocesados. Además, si aplicamos la Alimentación Consciente cuando comamos verdura podremos descubrir que no saben mal ya que tienen texturas y sabores que igual nunca nos hemos parado a saborear.

Una de las principales razones por las que nuestro cuerpo anhela azúcar refinada en lugar de carbohidratos saludables u otros nutrientes es que cuando tenemos poca energía y hambre, el azúcar refinada y los alimentos procesados son los que son más fáciles de digerir y se obtiene un aumento de energía más rápido. Ya que el antojo es «ahora», tu cuerpo quiere energía «ahora». Pero como ya hemos visto, estos alimentos procesados tienen muchos efectos y consecuencias negativas en nuestro cuerpo.

Esto no sucede con la combinación correcta de verduras, carne y almidón. Son más complejos porque no están procesados y nos dan energía durante todo el día, no de inmediato.

Algunos consejos para comer más verduras y frutas cada día

  • Si mantenemos la fruta a la vista y lista para consumir, nos apetecerá más
  • La variedad es la clave: Existen al menos nueve familias diferentes de frutas y verduras, cada una con cientos de compuestos de plantas potencialmente beneficiosas para la salud. Comer distintas verduras ayuda a nuestro cuerpo a tener una mezcla de nutrientes que necesita. Además, los diferentes colores y alimentos también crean comidas más atractivas para los ojos.
  • Innovar es mejorar: Las verduras se pueden comer de mil maneras distintas: ensaladas, sopas, cremas y salteados son sólo algunas ideas para aumentar el número de sabrosas verduras en nuestra alimentación.

¿Qué pasaría si dejáramos de comer verdura?

Si todos esos beneficios y maneras de comer verduras no te ha convencido, las terribles consecuencias de una ausencia de una dieta rica en verduras te convencerá. No comer verduras puede:

  • Tu pelo se volvería seco y raído. 
  • Tu vista empeoraría y podrías incluso perder tu visión nocturna
  • Una falta de vitamina C puede provocar que tus encías se vuelvan moradas y que pierdas parte de tu dentadura. 
  • Esta deficiencia de la vitamina C también provocaría que algunas heridas no se curaran correctamente
  • En cuanto a tu salud mental seguramente tendríamos depresión, irritabilidad y confusión.
  • Una falta de potasio provocaría problemas del corazón y gastrointestinales
  • El sistema inmunológico estaría en muy malas condiciones y provocaría más facilidad a la hora de coger enfermedades
  • El sistema nervioso también estaría de capa caída provocando enfermedades neurodegenerativas
  • Espasmos musculares, cansancio, aumento del riesgo de sufrir cáncer y mayor envejecimiento

 

En resumen, una dieta rica en verduras y frutas dentro de una Alimentación Consciente es muy beneficiosa. Puede reducir la presión arterial, reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales, prevenir algunos tipos de cáncer, disminuir el riesgo de problemas oculares y digestivos, y tener un efecto positivo sobre el azúcar en la sangre, lo que puede ayudar a mantener el apetito bajo control. Comer verduras y frutas sin almidón como manzanas, peras y verduras de hoja verde puede incluso promover la pérdida de peso. Su baja carga glucémica previene los picos de azúcar en la sangre que pueden aumentar el hambre.

Es por ello que os animamos a comer verdura conscientemente porque como dicen  comer verdura es cordura.

Pin It on Pinterest