Ortorexia: la obsesión por comer sano

2 Sep, 2016 | Alimentación Consciente, Artículos, Educación Emocional, Salud

La sociedad del consumo está creando en las últimas décadas muchas enfermedades, trastornos o patologías que no existían o no existen en otro tipo de sociedades. El capitalismo exacerbado, el canon de belleza patriarcal en occidente, el bombardeo desde los medios de comunicación sobre la cultura de la delgadez y cuerpos 10, etc., provocan una obsesión por la alimentación muy preocupante por llegar a ser incluso mortal.

Para tener un cuerpo saludable, estar en equilibrio con nosotras y nosotros mismos y amar nuestros cuerpos, es necesario practicar una dieta saludable. Pero cuando la persona se obsesiona con lo que considera una alimentación saludable podemos decir que sufre un trastorno del tipo trastorno emocional llamado ortorexia.

 

¿Qué es la ortorexia?

La ortorexia nerviosa, es un trastorno alimentario que fue acuñado en 1997 por el doctor Steven Bratman, para calificar la obsesión patológica por comer comida considerada saludable por la persona. Consiste en un control exhaustivo y estricto de la composición de los alimentos.

La ortorexia es un trastorno de tipo emocional donde la persona considera la alimentación saludable como una práctica indispensable y prioritaria en su vida hasta el extremo de acaparar sus ocupaciones y preocupaciones diarias.

Dentro de esta alimentación saludable se incluye cualquier obsesión con la alimentación orgánica, vegetal, sin conservantes, sin grasas, sin carnes, sólo frutas y verduras. Pero también se presenta como una obsesión por consumir los alimentos preparados únicamente de una forma concreta: crudos, al vapor, a la plancha…

Lo que en un principio pueden parecer unos correctos y saludables hábitos de alimentación, como es el preocuparse por la calidad de lo que comemos y cómo nos nutre, deriva en trastorno de la alimentación cuando esto se hace de manera obsesivo-compulsiva.

La ortorexia tiene graves repercusiones en la calidad de vida y la salud de las personas que la padecen y se asemeja a otros trastornos de la alimentación, como la anorexia, la bulimia, en su deseo de alcanzar la belleza física a través de la dieta.

A pesar de no tener estadísticas ni cifras oficiales sobre las personas que padecen ortorexia, las personas profesionales de la salud estiman que el 28% de la población de países occidentales sufre este trastorno. Las mujeres jóvenes son las más afectadas por este trastorno de la alimentación.

 

Síntomas de las personas con ortorexia

  • Obsesión por las dietas.
  • Culto al cuerpo.
  • Miedo a la comida tratada con productos artificiales.
  • Obsesión desordenada por comer alimentos sanos.
  • Focalización obsesiva en la calidad de los alimentos que se consumen.
  • Eliminación de grupos de alimentos “inseguros” para la dieta como grasas, productos de origen animal, etc.
  • Dedicación del tiempo, más de tres horas al día investigando o pensando en comida (incluye la planificación de la compra)
  • Obsesión con el cuidado del cuerpo y la salud.
  • Ansiedad o temor a pensar en la comida.
  • Nunca se saltan su dieta, ni siquiera en ocasiones especiales.
  • Negación a comer alimentos en restaurantes.
  • Aislamiento social porque no van a comer a cualquier lugar.

En muchos casos, las personas que padecen ortorexia suelen actuar como personas hipocondriacas y justifican su obsesión con los alimentos con la excusa de no enfermar por anisakis, salmonelosis, mal de vacas locas… Cualquier posible parásito o enfermedad alimenticia valen como excusa.

El aislamiento social es una consecuencia especialmente grave porque las personas que sufren de ortorexia se creen moralmente superiores por sus buenos hábitos de alimentación o por la dieta que siguen y tampoco consiguen relacionarse de una manera sana con las demás personas.

Las personas que padecen ortorexia pierden la capacidad de comer intuitivamente, es decir, de saber llevar una alimentación saludable porque no saben escuchar a sus cuerpos. No saben cuándo tienen hambre, qué cantidad de alimento necesitan, cuando están saciadas, si tienen sed o apetito, etc.

 

Consecuencias y tratamiento de la ortorexia

La desnutrición es un factor común entre las personas que se obsesionan por las dietas de comida saludable, es decir, entre las personas que sufren ortorexia.

Las personas que sufren ortorexia se preocupan más por la calidad de los alimentos que por el propio placer de comer. Así, dedican gran parte de su tiempo en organizar su propia dieta relegando otros aspectos de su vida y de su desarrollo personal a planos inexistentes.

[Foto: compra ecológica]

Puede llegar a abandonar actividades diarias con el propósito de cumplir su dieta, desplazarse kilómetros para adquirir un tipo concreto de alimentos, comprar en sitios exclusivos de alimentos ecológicos…

El nutricionista y neurópata del Instituto Médico de la Obesidad, Rubén Bravo explica que las personas que sufren de ortorexia suele tener “niveles altos de dopamina y niveles bajos de serotonina, lo que hace que tengan un exceso de euforia combinado con niveles de ansiedad altos”.

Para el tratamiento de la ortorexia es fundamental la colaboración y la predisposición de la persona hacia el tratamiento. Se debe instaurar un menú equilibrado por una profesional. Y lo ideal para las personas que sufren este trastorno alimenticio es la terapia.

 

Fuentes:

Pin It on Pinterest