Mujeres deportistas para un cambio saludable en la sociedad

por | 6 Abr, 2016 | Artículos, Empoderamiento, Salud

Mujeres deportistas: cuerpos y desigualdad

A estas alturas de la vida, ya sabemos que el deporte ayuda y contribuye a adquirir una serie de hábitos saludables que tienen para las personas efectos muy positivos aplicables a todos los ámbitos de la vida. Desgraciadamente, al igual que ocurre en muchas otras esferas en la vida, la participación de mujeres y hombres es diferente, desigual y discriminatoria por razón de sexo en todas las latitudes del mundo y es por ello que es importante analizar por qué estos hábitos saludables para la salud de las mujeres no se promocionan e incentivan igualmente como se hace entre los hombres.

El deporte aún está considerado como algo tradicionalmente masculino, y es por ello que la visibilidad de las prácticas deportivas femeninas no tiene el protagonismo merecido en los medios de comunicación y en la promoción de las deportistas a niveles profesionales.

“En todas las sociedades, el deporte nos hace soñar y es una fantástica fuerza de cambio positivo”

Irina Bokova

Las mujeres hemos ido incorporándonos de forma lenta pero creciente a las prácticas deportivas. Aunque en rasgos generales resulta todavía inferior nuestra participación, sobre todo, en la prácticas federadas y profesionales. El motivo por el cual las mujeres practicamos menos deporte que los hombres está asociado directamente con los modelos tradicionales de socialización y los prejuicios y estereotipos de género referidos al esfuerzo físico que, hoy en día, continúan estando muy marcados.

Podemos comprobar esta afirmación claramente en los resultados del estudio publicado en el libro del Dr. José Miguel Gaona Endorfinas las hormonas de la felicidad

“El Departamento de Fisiología del Ejercicio de la Universidad de Carolina del Norte realizó una investigación que contó con la participación de veinticuatro deportistas (doce hombres y doce mujeres). En ella se llevaron a cabo esfuerzos de diferente intensidad medidos a través de un cicloergómetro: una bicicleta mecánica que, en la actualidad, suele contar con interfaces conectadas a un computador, que mediante un software arroja todos los resultados y gráficas necesarios para evaluar el test de gasto energético. Al mismo tiempo, se observó que las concentraciones de beta-endorfinas, medidas en sangre a través de un catéter venoso situado en el antebrazo, se mantuvieron constantes hasta que el esfuerzo alcanzó el 80 por ciento del consumo máximo de oxígeno, momento en el que comenzaron a incrementarse. El estudio demostraba, además, que la respuesta al ejercicio es igual en ambos sexos.”

Mujer deportista, byAlexVan

Hay una creencia extendida y popular sobre cuáles son las razones por las que las mujeres practicamos deporte y generalmente se piensa que es por el mero hecho de cumplir con un prototipo de belleza que nos exige ser “perfectas”. Es cierto que existe una presión social acuciante y creciente sobre el cuerpo de las mujeres exigiéndonos cuerpos ideales que nos llevan al auto-rechazo y des-identificación con nuestro cuerpo real.

En esta obsesión aprendida por las mujeres de que nuestro cuerpo sea perfecto e ideal, son muchas las que no solo se someten a innumerables dietas que les amargan la vida e incluso derivan en trastornos alimenticios sino que, en muchas ocasiones, usan el deporte con la única finalidad de gastar calorías y bajar la talla hasta esa imagen ideal, prototipo social de Barbie, que nunca seremos capaces de cumplir. Porque cada cuerpo es como es y no se puede aspirar al concepto estereotipado de una forma corporal exclusiva para todas.

Barbie vs medidas reales

Barbie llevada a medidas reales

Y aunque la representación deformada e inalcanzable de nuestros cuerpos, es una violencia diaria y masiva para las mujeres tenemos que reconocer que hay muchas mujeres que están decidiendo libremente desarrollarse en sus capacidades deportivas y en su placer por practicarlas sin relación alguna con su talla o su imagen corporal.

Hoy, 6 de abril del 2016 se celebra el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz, no queríamos dejar de subrayar que cada vez es mayor el número de mujeres que hacemos uso del deporte como un fin en sí mismo y un espacio de socialización y de placer.

Ahora bien, no todo son buenas noticias y es que las mujeres nos encontramos con más limitaciones que los hombres para practicar deporte, esto se resume en, la falta de apoyo hacia el deporte femenino, las infraestructuras que están diseñadas sin perspectiva de género y una de las más importantes, las mujeres contamos con menos tiempo libre que los hombres, ya que, siguen recayendo en todas nosotras las tareas y las responsabilidades domésticas y familiares. Otra de las formas en la que se puede ver la existencia de esa desigualdad entre mujeres y hombres dentro del deporte, es en la falta de representación de las mujeres en los puestos que requieren una toma de decisiones. Además, cuando una mujer obtiene éxitos dentro de cualquier disciplina de deporte se tiende, desde la sociedad y desde los medios de comunicación, a infravalorar dando importancia a nimiedades basadas en su cuerpo y en su vida personal como si es más guapa o no, que si el “modelito” de ropa, que si es sexi, que si tiene novio… Podéis buscar en Google vídeos por “mujeres deportistas” y comprobar que esto de la cosificación del cuerpo de la mujer va muy en serio.

“Sería interesante trabajar para poder visibilizar dando oportunidades equitativas para que se vayan transformando las estructuras y las normativas ya vigentes, ofreciendo al mundo y en particularidad a nosotras, nuevos referentes, que favorezcan la idea de que el deporte es un ámbito democrático donde mujeres y hombres participamos, decidimos y progresamos en igualdad.”

Marcela Lagarde

Un ejemplo de esta desigualdad la podemos ver en el fútbol de una misma ciudad, entre el equipo femenino y el masculino. Se visibiliza más el deporte masculino, cuando ellas también compiten y, de hecho, en ocasiones, las mujeres deportistas tienen mayores logros que ellos. Sólo tenemos que constatar un ejemplo al respecto de esta desigualdad de trato ante el logro: la Gabarra del Athletic de Bilbao, barco que pasea por la ría de la ciudad cuando gana las competiciones, jamás se ha sacado por el equipo femenino. Es más, los forofos ni si quiera se han planteado en serio la posibilidad, porque este símbolo del triunfo está reservado exclusivamente al mérito masculino según todas las percepciones sociales y estamentales.

No hay más razones que una mentalidad machista para tal diferenciación en el trato del reconocimiento del esfuerzo.

mujeres-deportistas

Athletic Club de Bilbao, cuatro veces campeonas de la Superliga femenina y de Copa de la Reina, entre otros éxitos

 

El deporte es una potente herramienta para apuntalar la sociedad patriarcal, uno de los ámbitos de mayor resistencia al cambio

Matilde Fontecha, Profesora de Educación Física en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU)

 

Los verdaderos beneficios de las mujeres deportistas, para la salud y la sociedad

Haciendo un poco de historia podemos recordar que en los Juegos Olímpicos antiguos, sólo podían competir los hombres, y que fue en 1900 cuando se registraron las primeras apariciones de las mujeres en el deporte olímpico en los Juegos Olímpicos de París. Desde entonces la participación olímpica de las mujeres ha ido consolidándose como una realidad. Las mujeres nos hemos ido introduciendo en las disciplinas olímpicas y, aunque todavía no se ha conseguido la igualdad total ni por el número de atletas ni, en el de pruebas deportivas hoy en día la participación femenina es muy importante y sus éxitos están muy asemejados a los de los hombres.

Aunque sigan sin ser tan reconocidas y comentadas como los deportistas varones, ahí están sus éxitos como mujeres para servirnos como ejemplo de superación y empoderamiento.

Nadia Comaneci, Mildred Didrickson, Fanny Blankers-Koen, Theresa Zabell, Marlene Ahrens, Evelyn Ashford, Maria Caridad Colon, Zola Budd, Mary Decker-Slanney, Sara Simeoni, Jeanatte Campbell mujeres que son referentes en la historia deportiva de los Juegos Olímpicos

Porque, sin duda, es una realidad que el deporte aumenta nuestra autoestima ya que a través de él podemos conocer y controlar nuestro propio cuerpo y reconocer como virtualidades destrezas que dejamos cotidianamente en el currículo oculto. Favorece también nuestra socialización y la capacidad de trabajo en equipo, mejora nuestra salud física y emocionalmente… Por lo que, lo miremos por donde lo miremos, hacer deporte nos viene fenomenal y contribuye a que estemos de mejor humor.

Por lo tanto, desde cualquier agente socializador o estamento de responsabilidad es tarea de todas las personas el reconocer y visibilizar la igualdad de derechos y oportunidades de acceso en el deporte fomentando el equilibrio y apoyando la participación de las mujeres dejando de lado los estereotipos referidos a los deportes masculinos y a los femeninos.

Porque, yo me pregunto… si algo es bueno, ¿por qué las mujeres practicamos menos eso bueno?

El doctor Michael Sachs, de la Universidad de Temple llegó a identificar hasta veintisiete palabras o frases utilizadas por deportistas para describir su estado después de practicar actividades deportivas, por ejemplo una carrera: “placer”, “euforia”, “fuerza”, “moverse sin esfuerzo”, “sentirse perfecta”, “flotando” e, incluso, “sensación de espiritualidad”.

El investigador Thaddeus Kostrubala sugirió en una ocasión que, debido a la acción de las endorfinas, cuando una persona deportista corre unos ocho o diez kilómetros puede experimentar sensación agradable. La razón es que durante ese tiempo se produce un dominio momentáneo de la función de la mitad derecha del cerebro (considerada como la artística e intuitiva) sobre la izquierda (la lógica).

“Correr estimula el sistema nervioso de una forma similar a escuchar buena música.

Ambas actividades proporcionan sensaciones agradables y reafirman nuestra estabilidad nerviosa.”

Sir Roger Bannister

Para acompañar nuestras actividades deportivas y mejorar nuestra salud, autoestima y acción en la sociedad libres de estereotipos, podemos seguir el siguiente decálogo de hábitos saludables que incluyen recomendaciones sobre alimentación y deporte.

Decálogo de hábitos saludables:

  1. Sigue una alimentación equilibrada, variada y ajustada a tus necesidades (estado fisiológico, actividad física, sexo, edad…)
  2. Procura realizar 5 comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Siempre es más recomendable comer poca cantidad y de forma más frecuente.
  3. Comer de todo, de manera moderada, es comer sano, ¡no hay alimentos buenos o malos!
  4. Realiza un desayuno completo todos los días: 10-15 minutos son suficientes.
  5. Acostúmbrate a leer las etiquetas de los alimentos y bebidas.
  6. ¡Muévete!, lleva una vida activa: andar a paso ligero, subir las escaleras a pie…
  7. Realiza ejercicio físico de forma regular, como mínimo 3 días a la semana: correr, montar en bicicleta, nadar… durante 30 minutos aproximadamente.
  8. ¡Duerme lo necesario!
  9. ¡Hidrátate de manera regular!, hay muchas opciones, aunque el agua es la mejor.
  10. El secreto: ¡Aliméntate de  forma  equilibrada, muévete y comparte hábitos saludables en compañía!

 

Recursos: 

Os presentamos unas películas y documentales que reflejan el papel de la mujer en el deporte.

“Películas Feministas”-15 películas y documentales sobre Mujeres y deporte: página web “Películas feministas”

Igual-es Ellas compiten: Un reportaje que trata las disciplinas que practican las mujeres, que implican además de las habilidades propias de todo deporte de alta competición, agresividad, riesgo extremo y fuerza física.

 

Referencias:

 

Artículos de prensa:

 

Bibliografía:

  • Michael Sachs, The Running Psychologist. Publicación online de The Division of Exercise and Sport Psychology de la American Psychology Association
  • Thaddeus Kostrubala, El placer de correr, Diana, México, 1985.
  • José Miguel Gaona. Endorfinas, Las hormonas de la felicidad. Cómo estimularlas a través de la comida, el deporte, la risa o el sexo.

Poder de superación como meta en la vida

Bethany Hamilton es hoy por hoy una surfista referente para todas las mujeres en el mundo del surf y en el mundo en general. Bethany Hamilton es una mujer que ha superado todos los estándares asignados a una persona que se ha visto enfrentada a un tipo de circunstancia extrema. Circunstancia que ella ha superado con creces.

Seguir leyendo

Pin It on Pinterest