Hablemos de la masturbación femenina, hablemos de placer

8 Ago, 2016 | Artículos, Asesoramiento Sexológico, Empoderamiento, Miriam Herbón

¿Cuántos orgasmos femeninos existen?:

Tantos como mujeres explorando su cuerpo

 

Hoy en día, llegamos a la adolescencia sabiendo lo que es la sexualidad y cómo es el proceso de reproducción en personas humanas, pero no nos enseñan cómo experimentar el placer ni en soledad ni en pareja. Siempre ha estado claro cómo se masturban los hombres pero, que una mujer lo haga, no esta tan interiorizado por lo que del cómo lo hacemos ni hablar. Ya es hora de ponerle voz y conmemorar días como el 8 de agosto, tan desconocido para tantas personas, en el que se celebra el Día del Orgasmo Femenino.

Este día tiene su origen en el año 2006 cuando un concejal brasileño, Arimateio Dantas, que deseaba “compensar las deudas sexuales de su mujer” declaró en Brasil el 8 de agosto el Día del Orgasmo Femenino. Este día se ha ido reivindicando poco a poco por las mujeres en todo el mundo ya que la masturbación femenina y el orgasmo femenino siguen siendo un tema casi tabú, así como “delicado”.

Es muy importante que hablemos de la masturbación femenina y el orgasmo femenino de una forma natural, abierta y cotidiana, como cotidiana podría ser la práctica si no estuviéramos tan desconectadas y desconectados con las fuentes que nos aportan placer y conexión con nuestro cuerpo. No podemos permitir que este tema sea reprimido y negado para las mujeres, tenemos derecho a disfrutar de nuestro cuerpo en todas sus dimensiones.

La historia está llena de mitos que decían que si las mujeres nos masturbábamos, enfermaríamos o nos volveríamos locas, o incluso nos saldrían pelos en las manos. Y nada que decir de los judeocristianos mensajes que lo ven como algo contra-natura. Ahora, en ciertos lugares, esto ya no se nos dice pero en otras latitudes siguen siendo mensajes represores para evitar que las mujeres lleguen a su sexo-placer con sus manos.

La sexualidad de las mujeres se ha visto tan afectada y reprimida y hoy en día seguimos viviendo las consecuencias de tal represión directa o indirectamente con el control de nuestro placer o reduciéndolo a la vida en pareja. Hay cuestiones dolientes en testimonios de mujeres que pasan su vida sin ser sujetas de sus vidas o que no saben cómo dar un sentido de felicidad a su día a día y, entre esas cuestiones, a veces me encuentro con testimonios de mujeres de muy distintas edades, niveles culturales y orígenes, que me confiesan en la intimidad y la confianza que les permite pedir consejo que “jamás han vivido un orgasmo”. Estas mujeres tienen parejas a veces y otras no pero todas viven en la ausencia de experimentar ese tipo de gozo con su cuerpo.

Deseo que todas las mujeres de este mundo tengan muchos tipos de gozo no solo el orgasmo pero no concibo porqué una mujer ha de pasar por esta vida sin explosionar su cuerpo de placer.

En relación a la excitación de las mujeres hay mucha mitología y dicen de nosotras que somos algo más complejas en ese sentido, que nos cuesta algo más excitarnos. Estas ideas en relación a la libido o excitación de las mujeres son mitos que no contribuyen para nada a naturalizar que a las mujeres nos excita la vida tanto como a los hombres y que cuando la vida y las personas nos excitan podemos permanecer incluso horas en ese estado, como bien cuenta Betty Dobson en el documental “Masturbación Femenina”.

Para poder disfrutar de nuestra sexualidad y del sexo en general, primero debemos de conocernos a nosotras mismas, conocer nuestro cuerpo, explorarnos, encontrarnos, olernos y gustarnos, saborearnos, reconocernos en nuestras formas y texturas y gustarnos tal cual somos. Esto hará que nos sintamos como un guante en nuestra piel, órgano más grande de nuestro cuerpo para proporcionarnos placer si somos capaces de conectar con el sentido de nuestro gozo y, por otro lado, hará que nos sintamos más seguras y confiadas cuando nos compartamos con quien nos dé la gana.

Y de aquí vamos a otro de los temas prohibidos para las mujeres, “basta ya de mirar como vacas al tren a mujeres que aman mujeres”. Nos enamoramos de las personas y nos excitan sus cuerpos encarnados en personas por lo que dejemos de buscarle el sexo al cuerpo que nos excita, que nos mueve, que nos pone. No hay nada más natural que sentirse atraída por una persona por su cabello húmedo o por sus labios carnosos, por su tono de voz o su nariz, por sus ideas o por sus risas. No quieras encorsetar tus fuentes de placer y mucho menos pretendas definir de qué sexo se deben sentir atraídos los hombres por ser hombres y las mujeres por ser mujeres.

“Las mujeres nunca alcanzarán la igualdad hasta que su placer no cuente independientemente de a quien decidan amar”.

Del libro “El Clítoris y sus secretos

Y ya puestas a ser sinceras, no está de más dejar por escrito que, las mujeres debemos excitarnos y gozar del sexo al igual que lo hacen los hombres, y no ser simplemente penetradas. Las mujeres no llegamos al orgasmo o clímax sólo mediante la penetración vaginal porque no somos agujeros. Necesitamos ser estimuladas tanto como los hombres y no es que seamos con ello más complejas sino simplemente lo que no somos son orificios que solo por meter algo proporcionan placer. El placer está asociado a algo más grande que una cavidad y es por ello que las mujeres tenemos que interesarnos en qué nos da placer en la vida para posteriormente poder extrapolarlo al contacto íntimo o en pareja. 

No podemos dejar de honrar la naturaleza con ese poder específico que nos otorga en nuestro cuerpo. Las mujeres disponemos de una fuente de placer, “clítoris” ,que es clave para nuestro placer y que podemos utilizar tanto como queramos o deseemos.

El clítoris (“Kleitoris” en griego, cuyo significado es pequeño monte), es el único órgano cuya única función es proporcionarnos placer. Disponemos de una herramienta única en nuestro cuerpo, que tiene un poder extraordinario, y una gran parte de las mujeres no sabe sacar provecho de ello; bien sea por sentimiento de culpabilidad, vergüenza, desconocimiento negación de su derecho de disfrutar Así que, si conoces a alguna mujer que no usa su fuente de placer ayúdala a que encuentre el conocimiento para que no se vaya de este mundo sin entrar en contacto íntimo con ella misma.

Y es que el clítoris, está compuesto por más de 8.000 terminaciones nerviosas, que al ser acariciado ligeramente responde con una erección. Ya que al estimularse aumenta su tamaño y asoma entre los pliegues de los labios menores. Aunque no vamos a entrar más en detalle, el clítoris abarca mucho más que eso, ya que este se prolonga hasta el suelo pélvico.

Pero no vale con empezar estimulándonos el clítoris directamente. Hay que encontrar un momento en el que nos encontremos cómodas y tranquilas, y comenzar explorando nuestro cuello, senos, vientre, inglés y disfrutar de ese contacto íntimo con nosotras mismas. Hay numerosas formas de auto estimularnos, y para ello debemos conocer las partes de nuestra anatomía; saber sus funciones, la reacción que tiene a los estímulos, etc. descubriendo así que es lo que más nos complace y que es lo que no nos da placer.

La masturbación nos ayuda a explorar nuestro cuerpo y conocernos mejor, descubriendo así, nuestras preferencias, deseos y necesidades, aportándonos a la vez una mayor confianza en nosotras mismas, autoestima y autoconocimiento.

También podemos encontrar distintos tipos de orgasmo dependiendo del área al que hagamos más estimulación:

  • Clítoris: Este es uno de los orgasmos femeninos más conocidos. Sólo necesitas acariciar esta parte del cuerpo para estimular ocho mil terminaciones nerviosas, ya que este diminuto pero poderoso órgano se divide en 18 micropartes, dentro y fuera del cuerpo.
  • Vaginal: Sólo el 25% de las mujeres puede alcanzar este orgasmo femenino, ya que la distancia entre el clítoris y la uretra influye en su generación, es decir, si es más corta entre sí, la estimulación indirecta del clítoris es posible, pero cuando la anatomía no lo permite, resulta imposible.
  • Punto G: Esta área sensitiva se encuentra justo detrás de la pared frontal de la vagina, entre el hueso púbico y el cérvix. Los orgasmos femeninos por este medio son tan intensos, que en ocasiones algunas mujeres eyaculan.
  • Punto A: ¿No lo conocías? Se encuentra a 7 o 10 centímetros de profundidad en la pared frontal de la vagina.
  • Punto profundo: El clímax en esta zona se puede lograr a través de la estimulación de la pared más profunda posterior de la vagina, justo antes del cérvix. Puedes utilizar un juguete sexual para experimentarlo.
  • Punto U: Para llegar a él se debe estimular una pequeña zona que contiene tejido eréctil sensible, justo encima y en ambos lados de la abertura de la uretra.
  • Senos: Algunas mujeres pueden lograr el orgasmo al estimular sus pezones o dejando que su pareja se divierta explorando esa zona del cuerpo. Puedes utilizar un poco de lubricante comestible o algún tipo de jarabe para aumentar la sensibilidad.
  • Oral: Este tipo de orgasmo femenino se alcanza con una larga sesión de besos o mediante la estimulación oral hacia tu pareja.
  • Piel: Se logra a partir de un suave y ligero contacto con la piel de tu pareja. Puede ser estimulada mediante masajes y suaves soplidos. Puedes utilizar productos eróticos que incrementan la temperatura corporal.
  • Mental: Este orgasmo femenino se consigue al observar escenas con alto contenido erótico, o relatos del mismo tenor, pueden ayudar a que las mujeres sintamos placer máximo a través de la mirada. Leer libros de literatura erótica para estimular la mente y la imaginación puede ayudar.
  • El tuyo propio: Cada mujer tenemos la capacidad de nombrar nuestro propio orgasmo, no intentes encorsetar tu placer en uno de los tipos anteriores sino que experimenta en cada momento un orgasmo nuevo y nómbralo como tú desees.

La masturbación tiene muchos beneficios para nuestra salud y nuestro estado emocional, proporcionándonos bienestar por lo que en ocasiones es preferible que entre en contacto contigo que tomarte un analgésico para el dolor o una pastilla para dormir por el insomnio. El orgasmo femenino nos permite descansar y dormir mejor, aparte de producirnos una satisfacción inigualable, e incluso puede reducir el dolor físico, incluido el menstrual. Así que ya sabes, apaga la luz, enciende unas velas y disfruta de tu cuerpo.

La Doctora Lauren Streicher, Profesora adjunta en Ginecología y Obstetricia en la Universidad de Northwestern, en una entrevista al diario digital The Huffington Post dijo “El placer nos hace sentir bien. Con los orgasmos se liberan endorfinas, dopamina y oxitocina, que nos ponen de buen humor y nos dan un subidón natural”. Consume todo lo que te apetezca de lo que te proporciona tu cuerpo.

No podemos terminar este post, sin comentar el problema de la Vulvodinia. La vulvodinia significa “dolor en la vulva”. Es una molestia crónica que puede tomar la forma de ardor y cualquier combinación de dolor, irritación, prurito y/o Dispareunia (dolor en el momento de la penetración). El dolor puede ser focal o difuso, profundo o superficial y la intensidad varía de moderada a intensa pero con esta explicación lo que queremos transmitir es que si sufres este problema, no te quedes con el dolor sin pedir ayuda porque hoy día hay profesionales que nos ayudan a no conformarnos con esta realidad física y poder ayudarte a ver que el placer no pasa por ser penetradas sino que el cuerpo es fuente de placer en toda su extensión y reducirlo al coito como fuente de placer es perderte la grandeza del encuentro sexual.

En resumen…

No te dejes llevar por los tabúes y disfruta de tu sexualidad , porque nadie va a conocer tu cuerpo tan bien como tú y porque solo tienes una vida para darle placer.

 

Puedes consultar también:

Te puede interesar:

masturbación femenina“Masturbación Femenina” por Betty Dodson

La masturbación de las mujeres sigue siendo hoy en dí­a uno de los grandes tabúes. Este fascinante documental romperá el silencio alrededor de este tema. Conoceremos en Nueva York a Betty Dodson, la doctora que puede considerarse como la primera entrenadora de orgasmos. Esta mujer sin complejos ha enseñado a mujeres de todas las edades creencias y procedencias una habilidad aparentemente simple: cómo masturbarse.

Leer más >

Te puede interesar:

El-clítoris-ese-gran-desconocidoEl clítorix: ese gran desconocido

Este interesante, divertido y placentero documental intenta acercarnos al sexo femenino. ¿Para qué sirve el clítoris? ¿Cómo funciona? El clítoris: ese gran desconocido descubre todo lo que siempre se ha querido saber sobre este infravalorado órgano por medio de testimonios personales, investigaciones científicas, datos históricos y comerciales de televisión lejos de tabúes y convencionalismos sociales.

Leer más >

Pin It on Pinterest