Hay algunas investigaciones que muestran una posible relación entre el estrés y el colesterol. Es por ello que os queremos informar de qué es el colesterol, cómo nos afecta y cómo prevenir el estrés y el colesterol para poder disfrutar de una vida más sana, larga y feliz. 

¿Qué es el colesterol? El colesterol es una sustancia grasa que se encuentra en algunos alimentos y que también produce el cuerpo. El colesterol no producido por el cuerpo viene de las grasas trans y saturadas de los alimentos procesados. Son precisamente estas grasas las que pueden hacer que el cuerpo produzca más colesterol. El colesterol alto puede aumentar las probabilidades de sufrir un ataque al corazón y un derrame cerebral.   

Tipos de colesterol

Existen los llamados colesterol «bueno» (HDL) y «malo» (LDL).

Cuando el colesterol malo está demasiado alto, puede acumularse en las arterias. Esto afecta la forma en que la sangre fluye hacia el cerebro y el corazón, lo cual podría causar un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco.

Factores de riesgo para el colesterol alto

Los factores de riesgo para el colesterol alto incluyen:

  • Antecedentes familiares de colesterol alto, problemas cardíacos o derrames cerebrales.
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Fumar

La obesidad y la diabetes también puede dañar el interior de las arterias y permitir que el colesterol se acumule. Fumar tabaco puede tener el mismo efecto.

La relación entre el colesterol y el estrés

Existen evidencias científicas de que el nivel de estrés puede causar un aumento en el colesterol malo indirectamente. Por ejemplo, un estudio encontró que el estrés se relaciona con tener hábitos alimenticios menos saludables y un mayor peso corporal. Precisamente estas dos consecuencias son factores de riesgo que hemos comentado que favorecen tener el colesterol alto. 

Otra investigación que estudió el estilo de vida de más de 90,000 personas encontró que aquellas afirmaban sufrir estrés en el trabajo tenían una mayor probabilidad de tener un colesterol alto. Esto puede deberse a que el cuerpo libera una hormona llamada cortisol en respuesta al estrés. Los niveles altos de cortisol por el estrés a largo plazo pueden aumentar el colesterol.  

Cómo prevenir el estrés y el colesterol

El estrés crónico a largo plazo es más perjudicial para la salud y el colesterol que los períodos breves de estrés a corto plazo. Reducir el estrés con el tiempo puede ayudar a prevenir problemas de colesterol, entre otros beneficios. Algunas opciones para hacer frente al estrés, ya sea breve o continuo, son: 

Ejercicio

Una de las mejores soluciones tanto para el estrés como para el colesterol es hacer ejercicio regularmente. Las investigaciones se recomienda ir al gimnasio, pero sin presionarse demasiado para no caer en exias o consecuencias de la violencia simbólica en nuestro cuerpo como vigorexia, anorexia… Otra opción sería practicar Yoga que como ya os hemos explicado en este blog, el yoga es muy beneficioso, sobre todo para las embarazadas.

Mindfulness o Atención Plena

La práctica habitual de la técnica de meditación nos ayuda a aceptar la realidad que nos rodea y a afrontar las circunstancias difíciles (el dolor físico o emocional, la ansiedad y el estrés) desde una perspectiva de género y más sana emocionalmente, con una conciencia más amplia de nuestras propias herramientas para mejorar nuestra vida reduciendo el estrés. Si quieres practicar Meditación en Euskadi, concretamente en Bilbao, te invitamos a que mires nuestro calendario para que te apuntes al taller o formación que mejor te convenga.

Alimentación saludable

Una Alimentación sana puede afectar significativamente sus niveles de colesterol al comer de manera más saludable.El primer paso sería reducir las grasas saturadas de nuestra dieta así como las carnes rojas y los alimentos procesados.

Las investigaciones recomiendan evitar las dietarquías ya que es mejor concentrarse en cambios simples e incrementales. Esto se debe a que un estudio mostró que las dietas y la reducción severa de la ingesta de calorías en realidad se asocian con un aumento en la producción de cortisol, lo cual eleva el colesterol.

Algunos alimentos son particularmente buenos para ayudar a reducir el colesterol porque aportan una buena dosis de fibra soluble, lo que arrastra al colesterol malo fuera de nuestro organismo. Otros alimentos proporcionan grasas poliinsaturadas, que reducen directamente las LDL, o colesterol «malo». Aquellos alimentos que tienen esteroles y estanoles vegetales impiden que el cuerpo absorba el colesterol. Os presentamos una lista de alimentos que ayudan a reducir el colesterol:

Avena. Una manera fácil de empezar a reducir el colesterol es elegir avena porque aporta 1 a 2 gramos de fibra soluble. Añadir un plátano o unas fresas con el consumo de avena es una buena opción.

Legumbres. Las legumbres son especialmente ricas en fibra soluble. Como requieren un tiempo para que el cuerpo las digiera, pueden además, provocar que sintamos menos hambre. Como os contamos en el artículo los beneficios de las legumbres, hay muchos tipos de legumbres y mil maneras de comerlas con lo cual es un alimento muy versátil.

Frutos secos. Un gran número de estudios demuestra que comer almendras, cacahuetes y nueces es bueno para el corazón. Comer nueces puede reducir ligeramente el LDL y protegen el corazón, esos son dos de los beneficios de las nueces que os explicamos en el artículo que está en nuestro blog de alimentación.

Alimentos ricos en esteroles y estanoles. Los esteroles y estanoles extraídos de las plantas aumentan la capacidad del cuerpo para absorber el colesterol de los alimentos. Consumir 2 gramos de esteroles o estanoles vegetales al día puede reducir el colesterol LDL en aproximadamente un 10%.

Pescado azul. Comer pescado azul o graso dos o tres veces a la semana puede reducir el LDL de dos maneras: reemplazando de nuestra dieta la carne roja, que tiene grasas saturadas que aumentan el LDL, y administrando grasas omega-3 que reducen el LDL. Los omega-3 reducen los triglicéridos en el torrente sanguíneo y también protegen el corazón al ayudar a prevenir la aparición de ritmos cardíacos anormales.

En resumen, una vida saludable con una Alimentación Consciente y ejercicios puede ayudarnos a prevenir el estrés y el colesterol ayudándonos a tener una vida más sana y larga.

Pin It on Pinterest