India es nombre de mujer

2 Mar, 2017 | Artículos, Derechos Humanos, Empoderamiento, Historias de vida

Hace poco he conocido la leyenda del colibrí. Cuenta que un día hubo un gran incendio en la jungla y todos los animales huían despavoridos. En su huida, el jaguar vio pasar un colibrí en dirección contraria, dirigiéndose directamente al fuego. Continuó sin detenerse, pero cada poco, se cruzaba con el colibrí que iba y venía del fuego repetidas veces.

Finalmente, en una de las pasadas, le preguntó qué hacía dirigiéndose al fuego. El colibrí le explicó que iba hasta el lago próximo, cogía agua en su pico y la echaba al fuego. «Estás loco si crees que puedes apagar con tu pequeño pico ese enorme incendio», le dijo el jaguar. «Bueno, yo hago mi parte», respondió el colibrí, antes de salir volando de nuevo en dirección al lago.

IndiaEsNombreDeMujer-AsunMartinez1

Me encantó la leyenda cuando la conocí porque ese precisamente es el sentimiento que me empujó a viajar a India y tengo también esa sensación de estar tratando de apagar un incendio enorme con poco agua. Pero bueno, yo hago mi parte…

Y mi parte son las fotos. No sé cómo se cambia el mundo pero sé hacer fotos. Y con mi cámara me fui en junio de 2015 a conocer el trabajo de la Fundación Vicente Ferrer en la región de Anantapur en India. Aunque fue una decisión impulsiva -como casi todas las importantes que se toman en la vida-, tenía el viaje fotográfico muy preparado en mi mente. Haría retratos de mujeres, en blanco y negro, y titularía el proyecto «India es nombre de mujer».

A mi vuelta, donaría las fotos a la Fundación para que las usasen de la forma que creyesen más oportuna y quién sabe si se podría organizar alguna exposición para difundir el trabajo de la Fundación en general y de la lucha de la mujer en particular.

Ellas, unidas en shangams, cooperativas de mujeres, no sólo están mejorando sus propias condiciones, sino que se han convertido en motores de la sociedad, en la fuerza del cambio en India.

Son un verdadero ejemplo de vida: La lucha de la mujer en India también es la nuestra. Debemos ocupar el lugar que nos corresponde en el mundo, todas nosotras. No sólo por el bien de la mujer, sino de la sociedad en su conjunto.

Las fotos, por supuesto, no salieron como estaban planificadas en mi cabeza, pero salieron. Y al agua que yo llevaba en mi pico se unió el agua de otros colibríes, y lo que iba a ser una pequeña exposición comenzó a crecer.

En febrero de 2016, hubo un primer adelanto de exposición en la Sociedad Bilbaína. En noviembre y diciembre, las veinte fotografías que conforman «India es nombre de mujer» se expusieron en el Café Iruña de Bilbao y se vendieron doce copias. En paralelo, se llevaron a paneles de gran formato, que durante cuatro meses se movieron por distintas estaciones de Metro Bilbao.

Actualmente, esos mismos paneles estarán desde su inauguración el 2 de marzo hasta el 25, en el centro cívico Clara Campoamor de Barakaldo. Y como colofón, el 17 de marzo habrá una subasta solidaria en la Torre Iberdrola.

IndiaEsNombreDeMujer020

Todo el dinero recaudado de las ventas que ya se han hecho y el que se recaude en la subasta, que esperamos sea mucho, será destinado a financiar bicicletas en India. Algo tan sencillo como una bicicleta hace que niñas y niños que de otra forma no podrían desplazarse hasta la escuela y que por lo tanto, abandonarían los estudios, puedan hacerlo.

Una bicicleta en India cuesta aproximadamente cincuenta euros. Aquí es sólo un poco de agua en el pico, allí cambia la vida de una persona.

Volvemos al principio, al colibrí y a hacer nuestra parte. Hay muchos incendios en nuestra sociedad que podrían apagarse si cada uno cogiésemos agua en nuestro pequeño pico.

Asuntzi Martinez Ezketa trabaja como informática, intenta ir al gimnasio dos veces por semana y se ocupa de todas esas cosas serias y aburridas de la vida diaria.

Esaotra escribe, lee, viaja, captura la vida con su cámara, juega, sueña y siempre remolonea en la cama por las mañanas.

Asun Martinez Ezketa

www.esaotra.es

Este jueves 2 de marzo, Asun Martinez Ezketa, presenta su exposición “India es nombre de mujer” en el centro cívico de Clara Campoamor, en Barakaldo-Bizkaia, a las 19:00h.

Asun nos cuenta en primera persona cual ha sido su experiencia y lo que le motivó a poner en marcha este proyecto fotográfico, “India es nombre de mujer”, fruto de la estancia de Asun en Anantapur, en junio de 2015, el cual pretende ser un tributo a las mujeres de la India rural y a su lucha por empoderarse.

Esta exposición la podéis visitar desde el 2 hasta el 25 de marzo en el centro cívico de Clara Campoamor, en Barakaldo.

¡Estáis todas invitadas!

Te puede interesar:

Cuatro películas de Deepa Mehta que no te puedes perder

La directora indo-canadiense, Deepa Mehta, ha sido capaz de convertir en arte, de hacer cine sobre la sociedad patriarcal india, de la más pura belleza y crueldad. Te queremos presentar las cuatro películas de Deepa Mehta que no te puedes perder. Ya que, Deepa Mehta ha contado, a través de su cámara, diferentes aspectos de la sociedad patriarcal india, en especial, sobre la violencia intrínseca contra las mujeres.

Seguir leyendo

La esclavitud de las mujeres rurales

La invisibilización del trabajo de las mujeres rurales unida a la pobreza rural de los países empobrecidos, provoca enormes desigualdades entre mujeres y hombres. Estas desigualdades se traducen en la discriminación de las mujeres para el acceso a la propiedad de la tierra y la toma de decisiones sobre la misma.

Seguir leyendo

Por todas las niñas que faltan en el mundo

Quizá nunca te hayas realizado esta pregunta: ¿cuántas niñas faltan en el mundo? Pero, si te paras a pensar en las niñas que faltan en el mundo averiguarás que son alrededor de 200 millones, aunque seguro que la realidad supera las cifras como siempre. En 2007, un informe de la ONU recogía que 80 millones habían “desaparecido” en China e India. 

Seguir leyendo

El analfabetismo que anula y mata

Parece surrealista tenerse que poner una a escribir sobre el derecho a la alfabetización de todas las personas en el mundo, como si no fuese algo evidente, una realidad que debería estar ya funcionando a pleno derecho para todas y todos. Pero la terrible verdad es que no es así, y lo sabemos. 

Seguir leyendo

Pin It on Pinterest