Constantemente los medios de comunicación nos bombardean con mensajes con las respuestas a preguntas que nos hacemos todos los días sobre la cantidad de agua que debemos beber al día, como por ejemplo; ¿Cuantos vasos de agua tengo que beber? ¿Es recomendable beber 2 litros de agua al día? Según estos anuncios y advertencias beber mucha agua todos los días es el secreto de una buena salud, más energía, piel sana y nos ayudará a adelgazar y a evitar el cáncer.

Estos mensajes que nos indican la necesidad e importancia de beber agua viene del consejo no oficial de beber 8 vasos de agua de 240ml al día hasta llegar a los 2 litros recomendados. Pero esta regla o consejo no ha sido apoyada por ningún estudio científico. Entonces ¿De dónde viene? Se cree que tiene su origen en la malinterpretación de dos consejos de hace varias décadas:

En 1945, el Comité de Alimentos y Nutrición del Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos aconsejó a las personas adultas que consumieran un mililitro de líquido por cada caloría de alimentos recomendada, lo que equivale a dos litros para las mujeres con una dieta de 2.000 calorías y dos y medio para los hombres que consumen 2.500 calorías. No sólo agua, que incluía la mayoría de los tipos de bebidas, sino también frutas y verduras, que pueden contener hasta un 98% de agua.

En 1974, mientras tanto, el libro Nutrition for Good Health (Nutrición para una buena salud), escrito por las nutricionistas Margaret McWilliams y Frederick Stare, recomendó que la persona adulta promedia consumiera entre seis y ocho vasos de agua al día. Pero las personas autoras dijeron que esto podía incluir frutas y verduras, cafeína y refrescos, e incluso cerveza.

La importancia del agua y sus funciones en nuestro cuerpo  

El agua es, por supuesto, importante ya que constituye alrededor de dos tercios de nuestro peso corporal y tiene muchas funciones, entre ellas: transporta nutrientes y productos de desecho por nuestro cuerpo, regula nuestra temperatura, actúa como lubricante y amortiguador en nuestras articulaciones y participa en la mayoría de las reacciones químicas que ocurren dentro de nuestro cuerpo. Constantemente estamos perdiendo agua a través del sudor, las lágrimas, al ir al baño y respirando. Asegurarnos de que tenemos suficiente agua en nuestro cuerpo es necesario para evitar la deshidratación. Los síntomas de la deshidratación pueden ser detectables cuando perdemos entre el 1% y el 2% del agua de nuestro cuerpo y continuamos deteriorándonos hasta que recargamos nuestros líquidos. En casos raros, tal deshidratación puede ser fatal y provocar la muerte.  

El mejor indicador de cuánta agua hay que beber: la sed

Las personas expertas están de acuerdo en gran medida en que no necesitamos más agua que la cantidad que nuestro cuerpo nos indica cuando envía la señal de tener sed. Años de afirmaciones sin fundamento en torno a la cantidad de vasos de agua al día que hay que beber nos han llevado a creer que sentir sed significa que ya estamos peligrosamente deshidratados. 

«El control de la hidratación es una de las cosas más sofisticadas que hemos desarrollado en la evolución. Tenemos un gran número de técnicas sofisticadas que utilizamos para mantener una hidratación adecuada», dice Irwin Rosenburg, científico principal del Laboratorio de Neurociencia y Envejecimiento de la Universidad de Tufts en Massachusetts.

Es decir, que las personas hemos evolucionado para que nuestro propio cuerpo nos indique cuando hidratarnos. Y como bien sabemos, cada cuerpo es un mundo, solo viviendo de manera consciente podremos saber cuánta agua necesitamos beber al día. No será una cantidad exacta e igual todos los días porque cada día nuestro es distinto: las actividades que realizamos y el tiempo que haga también afectan. Nuestros requerimientos de líquidos varían dependiendo de la edad, tamaño corporal, sexo, ambiente y nivel de actividad física de la persona.

Si escuchas a tu cuerpo sano, te dirá cuándo tiene sed 

También es importante recordar que nuestros mecanismos de indicadores de sed pierden sensibilidad cuando tenemos más de 60 años. Por eso es importante una Alimentación Consciente con Atención Plena para poder escuchar a nuestro cuerpo y saber lo que necesita.

En un cuerpo sano, el cerebro detecta cuando el cuerpo se está deshidratando e inicia la sed para estimular las ganas de beber. También libera una hormona que le indica a los riñones que conserven agua concentrando la orina.

Mucha gente dice que cuando se tiene sed ya es demasiado tarde, deberíamos beber antes, pero no es así. El mito se basa en la suposición de que la sed es un marcador imperfecto del cuerpo, pero ¿por qué todo lo demás en el cuerpo funciona bien y el indicador de la sed es imperfecta? “Ha funcionado muy bien durante miles de años de evolución humana.” añaden varias personas expertas.

No solo el agua hidrata: alimentos que hidratan

El agua es la opción más saludable para hidratarse ya que no tiene calorías pero otras bebidas también nos hidratan, incluyendo el té y el café que tienen sus propios beneficios. Aunque la cafeína tiene un leve efecto diurético, las investigaciones indican que el té y el café siguen contribuyendo a la hidratación.

Alimentarnos también nos hidrata. Los alimentos que hidratan pueden tener un papel clave en países donde hay cortes de agua constantes. Os dejamos una lista de alimentos que hidratan:

  • Pepino: Contenido de agua (96,7%).  
  • Apio: Alto contenido en fibra y agua (95,4%)  
  • Tomate: Alto contenido en agua (94,5%)  
  • Pimiento verde: Alto contenido en agua (93,9%)
  • Coliflor: Alto contenido en agua 92,1%. 
  • Vegetales de hojas verdes: La espinaca y lechuga aportan un 95% de agua, son ricas en vitamina A y C.

  Frutas que hidratan

  • Sandía: Rica en vitamina C y aporta un 92% de agua. 
  • Pomelo (91% de agua) 
  • Melón (90% de agua) 
  • Melocotón (88% de agua) 
  • Piña (87% de agua) 
  • Naranja (87% de agua) 
  • Manzana (86% de agua)
  • Albaricoque (86% de agua)
  • Kiwi (83% de agua

 ¿Beber agua sirve para adelgazar?

Algunos estudios sugieren que el consumo de líquidos puede ayudar a controlar el peso. Brenda Davy, profesora de nutrición humana, alimentación y ejercicio en el Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia, ha llevado a cabo algunos estudios sobre el consumo de líquidos y el peso. Pero en muchos casos dice Davy que “cualquier pérdida de peso asociada con el agua potable es más probable que provenga de que el agua sustituye a las bebidas azucaradas.”  Es decir no es que el agua adelgace, es el hecho de dejar de beber otro tipo de bebidas azucaradas.

También existen varios mitos de que beber agua antes de comer ayuda a adelgazar. Pero no es así, dice Brenda Davy que”el agua que se consume por sí misma (cuando no se tiene sed) se vacía del estómago muy rápidamente. Pero si que es cierto que si consumes más agua a través de los alimentos que comes, como la sopa, esto puede ayudar a llenarse, ya que el agua está ligada a los alimentos y permanece en el estómago por más tiempo».

La Alimentación Consciente también nos invitan a beber agua cuando hay hambre porque a veces de la poca costumbre que tenemos de escuchar a nuestro cuerpo confundimos la sed con el hambre. 

Aquellas personas que se empeñan en beber ocho vasos de agua al día no se están haciendo ningún daño. Pero la creencia de que necesitamos beber más agua de la que nuestro cuerpo nos indica a veces puede llegar a ser peligrosa.

El consumo excesivo de líquidos puede llegar a ser grave cuando causa una dilución de sodio en la sangre. Esto crea una inflamación del cerebro y los pulmones, a medida que el líquido se desplaza para tratar de equilibrar los niveles de sodio en la sangre. Durante la última década, al menos 15 atletas han muerto por hidratación excesiva durante eventos deportivos. estos casos se deben en parte a la desconfianza de nuestro propio mecanismo de sed y que pensamos que necesitamos beber más de lo que nuestros cuerpos nos piden para evitar la deshidratación.

En conclusión, practica la Alimentación Consciente, escucha a tu cuerpo y a tu sed y no bebas agua de más. Y por favor, no derroches el agua, recuerda que hay muchas personas que hoy en día no tienen acceso al agua potable. Te invitamos también a que utilices recipientes a poder ser que no sean botellas de plástico y si lo son, que sean libres de BPA.

Pin It on Pinterest