Cómo mejorar la digestión con alimentos y ejercicio

9 Jul, 2019Alimentación Consciente, Artículos

Comer es una de las cosas que más disfrutamos en la vida, pero, ¿nos preguntamos si realmente comemos bien?¿Nuestro organismo está sano? En realidad ¿cuidamos lo que comemos? Por eso es importante que conozcamos el proceso de digestión de los alimentos que consumimos y para ello os damos claves para mejorar la digestión con los alimentos y el ejercicio.

Cuando percibimos el aroma de los alimentos, nuestro estómago ya se está preparando para recibirlos, se produce saliva y es cuando empieza nuestro proceso de digestión. En este proceso existen tres etapas importantes, primero, se almacena los alimentos y líquidos, segundo, se produce la mezcla de alimentos, líquidos y jugos gástricos, y por último el estómago se prepara para vaciar su contenido lentamente.

Para ayudar a nuestro proceso digestivo, es importante conocer bien los alimentos que comemos. Los carbohidratos son por ejemplo, los que permanecen la menor cantidad de tiempo en el estómago, mientras que las grasas y las proteínas son las que pasan mayor tiempo en él. 

Consecuencias de una mala digestión

Nuestro ritmo de vida tan agitado, trae cada vez más consecuencias nefastas para la salud. El estrés, la mala alimentación, comer en exceso, la comida rápida, exceso de grasas y exceso de alcohol, son solamente algunos de los factores que contribuyen a que nuestro organismo digestivo funcione con complicaciones. 

Para garantizar una adecuada digestión, tenemos que evitar aquellos alimentos que pueden ser dañinos para nuestra salud, hacer deporte, tomar agua adecuadamente, comer fibra y aprovechar los nutrientes de los alimentos que facilitan un adecuado tránsito intestinal. No se trata de ponernos a dieta ni mucho menos, se trata de realizar cambios que nos ayuden a sentirnos mejor, a quitar esa sensación de hinchazón o mala digestión y poder disfrutar los días con mayor placer e intensidad. La Alimentación Consciente es una alternativa a las dietas.

Reducir el consumo de grasas

Las grasas son necesarias en nuestro organismo porque representan una buena fuente de energía pero debemos aprender a diferenciar entre las buenas y malas grasas. Las grasas insaturadas son las que llamamos buenas grasas, ya que ayudan a cuidar nuestra salud, principalmente nuestro corazón, las encontramos en el aguacate, el aceite de oliva, algunos frutos secos y algunos pescados como el salmón. Ya os compartimos un artículo sobre Alimentos que contienen grasa sana que no engorda. Por el contrario, las grasas que debemos evitar son las saturadas y las encontramos en los productos procesados que contienen aceite de palma, leche entera, embutidos grasos como el bacon, entre otros. 

Aumentar el consumo de fibras

La fibra tiene beneficios que ayudan al tránsito intestinal. Es la mejor aliada en lo que respecta a la digestión porque a través de sus sustancias facilita desechar las heces y de esta forma prevenir el estreñimiento. En la mayoría de frutas, verduras y legumbres podemos encontrar fibra soluble, mientras que en los cereales y frutos secos podemos encontrar la fibra insoluble. 

Reducir el consumo de bebidas alcohólicas y con gas

Abusar del alcohol y de las bebidas con gas puede provocar daños irreversibles en nuestro estómago, porque al ingerirlo aumenta la producción de ácido gástrico, irritando nuestro estómago, lo cual puede producir a largo plazo gastritis, úlceras gástricas y en el peor de los casos cirrosis, a parte de que puede afectar la función de nuestros riñones. 

Realizar actividad física para mejorar la digestión

El ejercicio es una de las mejores opciones que tenemos para mejorar nuestra salud y nuestra digestión. Practicar por lo menos 10 minutos de rutina física es necesario para acelerar el proceso intestinal o digestión, y no hablamos de deportes que requieran mucho esfuerzo, sino caminar o bailar pueden ser una buena opción. Las mujeres deportistas somos un cambio saludable en la sociedad.

Otra opción que tiene bastantes resultados es practicar algunas posturas concretas de yoga que ayudan también a sentirnos menos hinchadas y favorece el control del estreñimiento, a parte que nos hará sentirnos con más energía para recargar pilas en el día a día y nos ayudará a conectar con nuestra respiración y ponerla al servicio de nuestra vida. 

La recarga de tareas y el estrés hace que comamos sin alimentarnos de manera consciente , parecemos robots que dormimos porque hay que dormir y comemos porque hay que comer y esto nos mantiene en constante desequilibrio. Mantener la conexión entre nuestra mente, nuestras emociones y lo que comemos es vital. La alimentación consciente es una herramienta clave para nuestro bienestar, aprender a identificar qué es lo que nuestro cuerpo necesita, pero para eso antes debemos conocerlo. Es importante analizar lo que estamos comiendo y de qué manera nos estamos alimentando. Ciertas enfermedades tienen mucha relación con lo que comemos, con el estilo de vida que llevamos y esto incluye factores como la ansiedad, estrés, ejercicio, posturas a la hora de comer, qué sería necesario analizar para mejorar nuestra vida. 

Cada día es un comienzo y tenemos en nuestras manos el poder cambiar nuestra forma de sentirnos, y por supuesto la forma en que nos alimentamos es una de las principales maneras de cuidar de nosotras mismas.

 

Talleres de Alimentación Consciente

A través de la atención y experimentación que practicaremos en los talleres de Alimentación Consciente aprenderás a tener una relación sana con la comida y a sentirte feliz en tu cuerpo.

Más información >

Pin It on Pinterest