Cómo hacerle frente al insomnio y a los trastornos de sueño

10 Jul, 2019 | Artículos

El insomnio es la dificultad para iniciar o mantener el sueño o como habremos escuchado “la dificultad de conciliar el sueño” pero, ¿Qué hay detrás del insomnio? ¿Cómo podemos lograr dormir mejor? Hay ciertos hábitos para dormir mejor que podemos probar. ¿Te animas?

Dormir bien es sumamente necesario para el funcionamiento tanto de nuestro organismo, como de nuestro estado emocional. La ansiedad, el estrés, los problemas del día a día son algunos de los factores que limitan nuestro sueño en profundidad. 

Existen dos tipos de sueños: el sueño no- REM (NREM), que se divide en distintas etapas y se le denomina sueño lento, o de reposo profundo y el sueño REM donde el cerebro se mantiene bastante activo y no logramos desconectar por completo, aunque nuestro cuerpo permanezca inmóvil.

Dormir a través de un sueño profundo, es llegar a un estado fisiológico necesario para la vida. Para mantener nuestro equilibrio físico y psíquico es sumamente importante desconectar, descansar y abandonar nuestro estado de conciencia.

Existen algunas actividades externas que pueden obstaculizar nuestro sueño, como por ejemplo, ir a la cama y ver el móvil, dormir con dispositivos móviles al lado de la cama, actividades ambientales, comer demasiado tarde e irnos a la cama con la tripa llena, tener ganas de ir al baño, en fin, cosas que por muy pequeñas que sean nos impide descansar profundamente.

Pero tener problemas para dormir muy esporádicamente no es tener insomnio, tampoco lo es si a consecuencia de un día estresante no puedes dormir correctamente. El Insomnio es un tipo de trastorno del sueño que se repite con frecuencia.

Existen diferentes tipos de insomnio:

  • Insomnio Agudo el que dura  menos de 4 semanas
  • Insomnio Subagudo el que permanece más de 4 semanas pero menos de tres meses
  • El más duro de los insomnios que es el crónico, que perdura de entre 3 a 6 meses. 

Algunas consecuencias de no dormir bien o sufrir insomnio:

  • Poco ánimo
  • Desconcentrarse con facilidad
  • Mala memoria
  • Irritabilidad
  • Aparición de ojeras pronunciadas
  • Cansancio
  • Disminución de la calidad y productividad en el trabajo
  • Mayor riesgo de tener accidentes laborales o de tráfico
  • Disminuye nuestro nivel de deseo sexual

Descansar placenteramente es necesario para romper con nuestras rutinas, que cada vez son más pesadas, agobiantes y extensas. Dormir bien significa estar en completo equilibrio entre nuestro cuerpo, mente y emociones. 

Beneficios de dormir 8 horas al día

Cuando dormimos 8 horas nos sentimos en bienestar, tanto física como emocionalmente. Estamos llenas de energía y alegría, y si a esto le añadimos un día de sol radiante mucho mejor. Estamos contentas, nos cuesta menos levantarnos, ponemos más atención en lo que se nos enseña y memorizamos mejor, por eso nos lo recomiendan siempre antes de un examen. Ciertos estudios demuestran que dormir bien beneficia también a mantener una mejor digestión, alimentación y evita que engordemos

Es necesario acudir a nuestra médica si notamos que el tipo de insomnio que presentamos puede ser Agudo, Subagudo o Crónico. Sin embargo, existen distintos hábitos y sobre todo alimentos que nos pueden ayudar a dormir, conciliar el sueño, descansar y sentirnos llenas de vitalidad y energía al día siguiente. 

Cambios de hábitos para dormir mejor

Comer bien: Nos referimos a cambiar tu estilo de consumir alimentos, como por ejemplo no comer cosas pesadas durante la noche, comer carbohidratos y proteínas en raciones pequeñas que ayudan a conciliar el sueño. Es importante tambíen, cenar aproximadamente cuatro horas antes de ir a la cama y por supuesto alimentarnos de una forma consciente. 

Hacer 30 minutos de ejercicio diario: El ejercicio es salud en todas las épocas de nuestra vida, y no necesitamos mucho para dormir y descansar bien, basta con salir a dar un paseo, caminar 30 minutos al día o si prefieres ir al gimnasio, hacer algún tipo de danza, aeróbicos, Yoga,etc.  

El consumo de algunos productos debe convertirse en rutina: Existen algunos alimentos que podemos consumir antes de ir a la cama, lo importante es conocer bien nuestro metabolismo. Por ejemplo, un vaso de leche caliente te ayuda a conciliar el sueño, pero no debemos tomarlo si nos sienta pesado. Una infusión sin teína es recomendable, especialmente si es a base de valeriana, manzanilla, pasiflora o hierba luisa. Importante: Nunca debemos tomar ningún estimulante 4 horas antes de ir a la cama, como el café y el chocolate. 

Irse pronto a la cama: Sabemos que después de nuestras agotantes rutinas diarias un descansito en el sofá nunca está demás, el problema es cuando no medimos el tiempo, terminamos viendo programas en la televisión que nos gustan y mantienen estimulados nuestros sentidos, lo que hace que el sueño se ahuyente. Este es uno de los principios esenciales de la higiene del sueño, evitar la televisión a ciertas horas.

Dejar fuera de la habitación cualquier dispositivo electrónico: Los teléfonos y dispositivos electrónicos con datos móviles o wifi, son realmente peligrosos por las radiaciones que emiten. La Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte que estos dispositivos pueden incluso aumentar las probabilidades de cáncer cerebral. Por lo tanto, dormir con los dispositivos al lado no es recomendable porque aunque no los estemos utilizando, continuamente emiten ondas electromagnéticas que dificultan nuestro descanso, e incluso pueden aumentar las veces que despertamos por las noches.

Practicar Yoga:  A través de las técnicas de respiración, meditación y ejercicios de relajación podemos conseguir dormir plenamente. El yoga es beneficioso a cualquier hora que se realice, pero notaremos una diferencia si lo practicamos antes de dormir porque invita al cuerpo a permanecer en un estado de relajación profunda. 

Las mujeres llevamos en nuestras espaldas un sinfín de tareas, responsabilidades y desigualdades, a esto le sumamos que por razones biológicas podemos sufrir de forma directa problemas para conciliar el sueño e incluso insomnio. El aumento de estrógenos y progesterona que se da durante nuestro periodo pre-menstrual, puede alterar nuestro sueño, haciendo que durante esos días tengamos muchos sueños e incluso pesadillas. El vínculo directo que tenemos con la luna también es importante, para reconocer nuestro ciclo femenino y entender por qué razón algunas veces descansamos mejor que otras. 

Diagrama Lunar: Las experiencias que vivimos día a día cuando percibimos nuestras emociones pueden cambiar con la ayuda de un diagrama Lunar, esta herramienta nos ayuda a conocernos mejor y en el caso de parecer algún tiempo de trastorno del sueño o insomnio, podría facilitarnos para preparar y practicar algún tipo de las recomendaciones anteriores. 

“El insomnio tiene solución y para ello, si lo padeces, tienes que ponerte manos a la obra para saber que lo motiva y hacer los cambios necesarios para dejar de sufrirlo”.

Talleres de Mindfulness

La práctica de la meditación es sencilla y accesible para cualquier persona, independientemente de su condición física y sin necesidad de creencias religiosas. Miriam Herbon imparte talleres de Mindfulness en Bilbao y consultas individuales así como en toda Euskadi en los que podrás aprender y/o practicar la meditación y mejorar con ello tu calidad de vida emocional.

 

Más información >

Pin It on Pinterest