Tomarse el tiempo para concentrarse en la comida que estamos comiendo es más difícil de lo que parece. Tenemos a nuestro alrededor muchas distracciones y terminamos comiendo en nuestros escritorios, frente a nuestros televisores o mientras ojeamos el teléfono. Pero tenemos que ser conscientes que comer sin atención es perjudicial para nuestra salud y por eso queremos compartir beneficios y técnicas para una alimentación más consciente.

Beneficios de comer de manera atenta practicando Mindful Eating

Comer de manera lenta, saboreando cada bocado es una manera de evitar sobrealimentarnos ya que como os comentamos, sentir la saciedad es clave en una Alimentación Consciente. La saciedad es el proceso que hace que nuestro organismo dé la orden de frenar la ingesta de alimento, es decir, nos permite diferenciar en qué momento debemos parar de comer. Tras la ingesta de alimentos, la sensación de saciedad ocurre transcurridos de veinte minutos a media hora, por lo que siempre es aconsejable comer con tranquilidad y es por ello que la Alimentación Consciente ayuda a evitar comer de más. Esto ayudará a que dejemos de aumentar de peso si estamos comiendo de más siempre. 

Comer de manera atenta nos ayuda a conectar con nuestro cuerpo. Puede que llevemos una vida tan ajetreada que no seamos consciente de que hay ciertos alimentos que nos sientan mal e incluso podamos descubrir que somos intolerantes a ciertas comidas. Comer de manera consciente nos ayuda a elegir los mejores alimentos para nuestro cuerpo.

¿Por qué el multitasking o multitarea no es bueno para nuestra alimentación? Nuestro cerebro tiene que procesar todas esas tareas a la vez y las diferentes experiencias sensoriales compiten entre sí.  La Alimentación Consciente se puede convertir en un momento de meditación y relajación en nuestro día. Comer de manera atenta, observando y saboreando lo que comemos es un momento para desconectar de lo que nos rodea y conectar con cómo nos sentimos, relajando nuestro cuerpo de las tensiones del día.

Comer con atención, aumenta el sabor de la comida y provoca mejores decisiones alimenticias. Según un estudio reciente en la revista Psychological Science las personas que comen con su atención centrada en otra cosa, califican los sabores como menos intensos y son más propensos a elegir alimentos dulces y salados, en su mayoría alimentos procesados que son perjudiciales para la salud. Al practicar la alimentación consciente, disfrutamos más de la comida y podemos ejercer un mejor control sobre los tipos de alimentos que comemos y su cantidad. 

A su vez nos permite distinguir si lo que comemos está en buenas condiciones de consumo porque tendemos a valorar el estado de una comida por su olor, sabor y aspecto.. Comer con atención aumenta el sabor, provocando que nos demos cuenta en seguida del estado del alimento que estamos saboreando.

Stephanie Meyers, una dietista en el Instituto del Cancer Dana-Farber usa la Alimentación Consciente con sus pacientes y ha descubierto que ayuda con sus sintómas y su proceso de mejora. Si seguimos las 4 reglas de oro para una alimentación sana y comemos alimentos anticancerígenos, el Mindful Eating puede ayudarnos a prevenir el cáncer

Probar la Alimentación Consciente no cuesta nada, es una práctica para todas las edades y muy saludable, es por ello que os animamos a que disfruteis de sus beneficios en vuestro día a día. Por ello, os compartimos algunas pautas y técnicas para una alimentación más consciente

Pautas y técnicas para comer de manera más atenta

En el libro Saborear: mindfulness para comer y vivir bien, la Dra. Cheung y su coautor, el líder espiritual budista Thich Nhat Hanh, sugieren varias prácticas y trucos para comer de manera más atenta.

Todo empieza con la lista de la compra. Cuando compremos productos y alimentos tenemos que considerar antes qué  valor tiene para nuestra salud cada artículo que agreguemos a nuestro carrito. Esto y el ir a comprar cuando ya hemos comido evitará la compra por impulso y evitaremos comprar alimentos procesados.

Antes de comer debemos apreciar nuestra comida. Podemos hacer una pausa de uno o dos minutos antes de empezar a comer para contemplar todo y pensar en todas las personas que se necesitaron para llevar la comida a la mesa. Expresa en silencio tu gratitud por la oportunidad de disfrutar de una deliciosa comida y por la compañía con la que la estás disfrutando.

Comer con hambre pero no demasiada.Hay que comer con apetito y sin prisas por llenar el estómago.

Empezar a comer una pequeña porción es una buena alimentación consciente. Puede ser interesante tomar pequeños bocados y dejar los cubiertos encima del plato en pausas.

Es importante llevar todos los sentidos a la comida. Cuando comemos de manera consciente hay que estar atenta al color, la textura, el aroma e incluso a los sonidos que hacen los diferentes alimentos a medida que los preparamos y comemos. Al masticar los alimentos, es divertido tratar de identificar todos los ingredientes, especialmente los condimentos.

Cuando terminamos de comer o en una de las pausas, tomar conciencia de nuestro cuerpo es muy útil. Una vez más, darse cuenta de la respiración es una forma útil de comprometerse con la consciencia. Notemos los sentimientos de plenitud, o vacío, cualquier movimiento en nuestro cuerpo o cualquier sabor que persista.

Tomar conciencia de los sentimientos después de haber comido permite que el cuerpo vuelva a un estado de reposo, lo que ayuda a la digestión. Gran parte de nuestro apetito proviene de la sensación de plenitud que estamos acostumbrados a sentirnos, por lo que llamar nuestra atención sobre esto puede ayudar a interrumpir la sobrealimentación habitual.

¿Por qué se hacen catas de vino y no se hacen degustaciones de alimentos de la misma manera? Hacer de cada comida una experiencia gastronómica especial es una manera de comer de manera atenta, practicando la Alimentación Consciente. 

Con estas pautas y estos beneficios que os hemos compartido, os invitamos a realizar una alimentación más consciente y mucho más sana para la vida y seguir aprendiendo a querernos también en el acto de comer y beber. 

Pin It on Pinterest