Alimentos que creías que engordan pero no

30 May, 2019Artículos

La cantidad de nutrientes que necesita nuestro organismo para funcionar de manera adecuada procede de una diversidad de alimentos a nuestro alcance. Sin embargo, solemos estigmatizar y descartar de nuestra dieta mucha comida, fuentes de nutrientes, debido a los mitos que se generan haciéndote creer que hay alimentos que creías que engordan pero no es así. Te sorprenderá saber que no es así en muchos alimentos que comemos todos los días y nos han dicho siempre que engordaban.

Aquí queremos aportar información para aclarar estos mitos alimenticios, y tomar en cuenta que los alimentos se complementan según los nutrientes que nos aportan, por lo que no podemos definir que un alimento sea del todo malo, ni bueno como siempre ha indicado la Alimentación Consciente.

En nuestra dieta mezclamos diversos alimentos intentando reunir de manera consciente o inconsciente, la demanda de nutrientes en forma de alimentos que necesita nuestro organismo.

Cuando organizamos nuestras comidas sin saber lo que nos aporta tal o cual alimento, es cuando se presentan los problemas de mala nutrición y sobrepeso, pues descartamos verdaderas fuentes de nutrientes, pensando que no lo son.

Entre estas categorizaciones, se han estigmatizado alimentos como el pan y la pasta, el plátano, los frutos secos, el huevo frito, el arroz, las legumbres, las aceitunas, el aguacate. Alimentos que creías que engordan pero no es así y te lo vamos a demostrar en este blog de alimentación y educación emocional. 

El pan y la pasta no engordan

El pan es un alimento que ha sido la base de la alimentación en muchas regiones del mundo, en particular en Europa. ¿Cuánto pan hay que comer? Se recomienda una ingesta de un cuarto de kilo de pan al día. El pan y los farináceos, como la pasta, son fuente de carbohidratos, pero también de vitaminas del grupo B y minerales, como calcio y fósforo.

El pan posee muy poca grasa, y es altamente saciante. Tanto el pan como la pasta, son fuente de fibra soluble, beneficiosa para el organismo. La OMS y la Asociación Española para el Corazón, los sitúan en la base de la pirámide de alimentación saludable.

El plátano no engorda 

El plátano es una fruta rica en fibra, potasio, magnesio e hidratos de carbono, lo que lo convierte en un alimento muy completo. Aunque muchas persona han decidido eliminar el plátano o banana de su dieta, o simplemente no lo consumen pensando que es un alimento altamente calórico, el plátano aporta apenas 20 calorías más que una manzana, una fruta que, a diferencia del plátano ha sido históricamente, muy apreciada y con muy buena fama en dietas adelgazantes.

Además de ser muy suave y fácil de digerir, el plátano genera saciedad más fácilmente que otras frutas o verduras, por lo que no debe faltar en nuestra dieta.

Por si fuera poco, el plátano es una de las pocas frutas que contienen triptófano, el aminoácido necesario para la producción de serotonina, que como ya sabemos es una de las hormonas de la felicidad. El plátano es por tanto, un alimento para la felicidad.

Los frutos secos no engordan

Es unánime la recomendación por parte de especialistas en nutrición y alimentación, de incluir los frutos secos en la dieta, si es que los hemos descartado o simplemente no los consumimos.

Existe la falsa creencia de que los frutos secos poseen grandes cantidades de grasas que producen acné y que engordan. Pero todas estas son creencias que carecen de sustento científico.

Lo que sí tiene base científica son sus beneficios. Las personas que consumen frutos secos tienen menos riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, ya que aportan ácidos grasos, fibra, proteínas, minerales y vitaminas como el ácido fólico.

Los frutos secos además, son muy saciantes y estimulan la liberación de endorfinas, dopamina y serotonina, las hormonas que nos causan placer y felicidad.

 hormonas cuarteto de la felicidad alimentacion bilbao dietas

El huevo (frito) no engorda

El huevo tampoco es un alimento malo, que engorde o nocivo como mucha gente piensa. No sube el colesterol, ni engorda, ni se digiere mal.

Además de ser una fuente rica en proteínas, el huevo aporta fosfolípidos y grasas insaturadas, vitaminas A, B, D y E. Podemos decir, al igual que el huevo, además de los frutos secos, posee una composición grasa saludable. Es saciante y es una fuente fundamental de triptófano, el aminoácido que nos ayuda a segregar la serotonina.

El huevo se puede preparar de diversas formas, una de las más populares es el huevo frito. Al freír un huevo y no ser un alimento absorbente (como las patatas), no aumenta su nivel de grasas, por lo que su nivel calórico no aumenta tanto al freírlo, como es la creencia de muchas personas.

Tal es la relevancia del huevo en la dieta humana, que para el estudio y divulgación de los beneficios de este completo alimento se ha creado el Instituto de Estudios del Huevo que reúne a una comisión con más de 60 especialistas en diversas disciplinas relacionadas con la alimentación.

 

El arroz no engorda

El arroz es la base de alimentación de muchas culturas. Es el segundo cereal de importancia para la alimentación después del maíz. Su importancia trasciende 7 mil años de historia desde que se cultivó por primera vez.

El arroz es una fuente rica en vitaminas del grupo B y potasio, además está libre de gluten si es integral, que a diferencia del arroz blanco, posee todas sus propiedades. Por otra parte, el arroz blanco, aunque es el más popular, al estar procesado pierde casi un 85% de sus minerales, vitaminas y fibra, por lo que nutricionalmente es menos recomendable.

Las aceitunas no engordan

Aunque su índice calórico es alto, las olivas o aceitunas es otro de los alimentos que contienen ácidos grasos esenciales como el omega 3 y el omega 6, necesarios para el buen funcionamiento del organismo, además de poseer un alto contenido de fibra y minerales como fósforo, hierro, magnesio, potasio, sodio y yodo.

Las aceitunas también tienen un efecto antioxidante y vitaminas del grupo A. La riqueza nutricional de este alimento, pero también su delicioso sabor han permitido que este alimento sea fundamental en la dieta mediterránea desde hace más de 6 mil años.

El aguacate no engorda

El aguacate es otro alimento estigmatizado o que es objeto de muchos mito por su contenido de grasas. Nuevamente, confundimos las grasas saturadas con los ácidos grasos esenciales, que son los que contiene esta deliciosa fruta.

Desde hace relativamente poco tiempo, el aguacate no estaba presente en la dieta europea, es parte fundamental de la alimentación en países como México o Perú.

El aguacate posee además minerales como magnesio, zinc, hierro y fósforo y es altamente saciante.

Las legumbres no engordan

Muchas personas descartan absolutamente cualquier legumbre de su dieta con la falsa creencia de que es un alimento pesado o de difícil digestión. Nada más alejado de la realidad.

Las legumbres tienen amplios beneficios que la gente desconoce, comenzando por su aporte de proteínas vegetales y triptófano, minerales como hierro, potasio, magnesio, calcio, zinc y fósforo, además de vitaminas del grupo B como ácido fólico.

Otro dato relevante sobre las legumbres que solemos omitir, es que tienen un alto contenido de fibra soluble, muy favorable a la flora intestinal. Los estudios sugieren que las legumbres tienen una importancia clave en la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares.  

En esta infografía puedes ver un resumen de alimentos que creías que engordan pero no es así o alimentos que falsamente se dice que engordan

Alimentos que creías que engordan pero no dietas miriam herbon bilbao aguacate inforgrafia

Comer mejor, también es dejar de comer mal

Muchas veces, los malos hábitos en nuestra alimentación están relacionados con la falta de información correcta o la total desinformación respecto a la riqueza nutricional de muchos de los alimentos que existen a nuestro alcance.

Nos dejamos llevar por la apariencia, el aroma y el sabor de algunos tipos de comida, que son altamente calóricos, pero con un aporte nutricional muy bajo.

Como hemos visto, tenemos en la mente una lista de muchos alimentos prohibidos que en realidad no lo son, sólo es cuestión de aprender a combinarlos y a consumirlos en las cantidades precisas.

Y recuerda, siempre hay un punto medio. Imposible comer de todo a diario; comer poco o dejar de hacerlo, tampoco es recomendable.

Las combinaciones de alimentos pueden ser muchas y muy variadas, mientras que las dietas milagrosas muchas veces nos imponen la monotonía y alejarnos de nuestro autoconocimiento interno de lo que es bueno para nuestros cuerpos físico, mental y emocional. Es preciso valorar los contenidos nutricionales de los alimentos que consumimos y comenzar a experimentar otra relación con la comida y con nuestro cuerpo, en definitiva con la vida misma.

Talleres de Alimentación Consciente

A través de la atención y experimentación que practicaremos en los talleres de Alimentación Consciente aprenderás a tener una relación sana con la comida y a sentirte feliz en tu cuerpo.

Más información >

Pin It on Pinterest