Alimentos para combatir nuestro malestar emocional

28 Mar, 2019 | Artículos

Cada vez se hace más visible la relación entre la alimentación y el bienestar emocional, aunque no es lo único que debemos tomar en cuenta, pues ingerir ciertos alimentos tampoco nos hará más felices. Especialistas en nutrición reconocen que la carencia de ciertos nutrientes, no sólo afectan la salud física, sino también la psicológica. Por ello, aquí te hablaremos sobre algunos alimentos para combatir nuestro malestar emocional.

Entre los principales padecimientos que perjudican nuestra salud emocional está la depresión. Siguiendo la tendencia, los estudios aseguran que la depresión será la epidemia del futuro. Incluso, la OMS ha alertado sobre las graves consecuencias de este extendido mal a nivel mundial, por lo que 2017 fue un año dedicado por esta institución a informar y orientar a la población acerca de esta enfermedad.

Como revelan los datos de la última  Encuesta Nacional de Salud de España, 9.1% de las mujeres y 4.3% de los varones, padecen ansiedad crónica; 9.2% de las mujeres y 4% de los hombres presenta depresión. Un 13.9% de mujeres consume tranquilizantes o pastillas para dormir, frente al 7.4% de los hombres, y 6.7% de las mujeres recurre a antidepresivos o estimulantes, frente al 2.7% de varones.

Estas cifras nos confirman, que las personas que sufren ansiedad o depresión, son tratadas con medicamentos para controlar sus síntomas o aliviarlos. Sin embargo, existen numerosos alimentos que proveen al organismo de nutrientes que funcionan de manera natural para combatir estos padecimientos, sin necesidad de fármacos.

El auge de estos trastornos psicológicos ha coincidido con el deterioro de la calidad de nuestra alimentación y demuestra la relación entre una mala nutrición y el desequilibrio emocional. Por ejemplo, un déficit de vitamina C puede provocar irritabilidad; un déficit de ácido fólico, insomnio; la falta de calcio o zinc, alteraciones graves del sistema nervioso, la carencia de la vitamina b12 también llamada vitamina de la energía, genera apatía e incluso la muerte, etcétera.

Para cada trastorno, las personas especializadas en nutrición proponen diseñar una determinada dieta, a fin de reducir la necesidad de medicamentos o inclusive evitarla.

Un dato relevante es que nuestra flora intestinal, cuyas funciones metabólicas, fisiológicas e inmunes de nuestro organismo, determinan de manera directa en nuestra salud vital, incluido el sistema nervioso.

Alimentos para nuestro bienestar

Alimentos para aliviar la depresión

En nuestro organismo tenemos un neurotransmisor llamado serotonina, que se encarga de generar las sensaciones de bienestar y felicidad, y que si no se encuentra en cantidades normales, provoca ansiedad, depresión, o tristeza. Para producir la serotonina el cuerpo debe ingerir triptófano, un aminoácido que no es capaz de elaborar por sí mismo, por lo que tenemos que obtenerlo de algunos alimentos como el chocolate, los lácteos, el huevo, las nueces, o el pescado.

La vitamina B9, el Omega 3, el selenio, y el ácido fólico, vitamina D, el magnesio, el hierro, los alimentos picantes, son alimentos ricos en carbohidratos complejos como el arroz o la avena.

Alimentos para aliviar el estrés

El estrés es una respuesta fisiológica frente a una amenaza real o imaginada, por lo que resulta importante reponer nutrientes que nuestro organismo consume de más en esos momentos: vitamina C, magnesio, calcio y omega-3.

Entre los alimentos que ayudan a reponer estos nutrientes se recomiendan los arándanos o los frutos rojos por su efecto antioxidante, los tubérculos, ya que generan triptófano el cual mejora los niveles de serotonina y la calidad de sueño, los pistachos, las lentejas, las naranjas, las acelgas y el chucrut (col fermentada) u otros alimentos fermentados.

Alimentos estimulantes

Además del tradicional café o té, existen otros alimentos que nos ayudan a energizar nuestro cuerpo y estar más despiertas. Entre ellos, el aguacate, las ciruelas, arándanos, el plátano o la piña, los frutos secos, el chocolate, las legumbres como los garbanzos, los lácteos, el huevo, el pescado, contienen diversos nutrientes que estimulan al organismo.

Alimentos contra el insomnio

Cerezas, yuca, almendras, cereales integrales como la avena, dátiles, semillas de sésamo. Algunos son relajantes y otros ayudan a generar melatonina, la sustancia que induce el sueño.

Alimentación para una mente sana y nuestro bienestar emocional miriam herbon alimentacion consciente

Evitar alimentarnos como recompensa, ni como castigo hacia nosotras.

Los regímenes alimenticios que la mayoría de las veces nos auto imponemos, como mecanismo de defensa ante la violencia simbólica contra nuestros cuerpos, pueden estar al servicio de una necesidad de castigo, más que de una idea de proteger la salud.

La obesidad puede representar una forma de desamor hacia nosotras mismas. Puede estar escondiendo una vinculación patológica con alguien. Negarse a comer puede ser un intento de afirmarse internamente o una forma de expresar que la vida no tiene sentido si falta el alimento afectivo. Puede esconder una tristeza, o puede estar demandando la presencia de alguien. Comer de forma compulsiva y descontrolada sirve, por lo general, para aliviar o reducir la angustia.

El lenguaje cotidiano está lleno de referencias a esta mezcla entre los sentimientos y la alimentación: “Eso no me lo trago refiriéndonos a algo que nos provoca rechazo. “Se me revuelve el estómago” cuando sentimos repulsión por alguna circunstancia. “Tengo mariposas en el estómago”, cuando sentimos ansiedad, ”me lo como con patatas “referido a la resignación.

De acuerdo con el artículo “Construcción de una escala de alimentación emocional”, publicado en 2017 en la Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación Psicológica, entre los humanos el repertorio de hábitos nutricionales no se adquiere por azar, sino desde la familia y el entorno social inmediato, aprendemos qué alimentos ingerir, de qué forma prepararlos para su consumo, de qué manera podemos combinarlos.

Las variaciones de nuestro estado psicológico, afectivo, emocional o relacional, influyen, como ya hemos dicho, sobre nuestros hábitos alimenticios, tanto en la cantidad como en la calidad de los alimentos. En ocasiones, sin que existan verdaderos excesos o trastornos de alimentación, una mala regulación de las emociones puede inducir variaciones en el peso corporal.

En un estudio descriptivo de las personas que comen compulsivamente se informa que las personas describen en el 42% de los casos sentir ira o frustración antes de un exceso, en cambio la tristeza o la depresión sólo en el 16%. Así, la alimentación no sólo aporta los nutrientes y la energía necesarios para mantener la salud, sino que constituye un aspecto muy importante del sistema emocional.

Este último aspecto se pone de evidencia, por ejemplo, cuando se observa cómo se consuela a una criatura dándole un dulce o golosina. A cualquier edad, tanto el beber como el comer pueden utilizarse para consolar, colmar un vacío, compensar el aburrimiento o atenuar la tristeza.

El Congreso Anual 2016 de la American Psychiatric Association (APA) también aportó herramientas de apoyo a la hora de prescribir un tratamiento para la depresión más completo que tuviera también en cuenta el papel de la nutrición en la mejora del estado físico y de ánimo de las personas, especialmente en aquellas que presentan ciertas carencias nutricionales.

Los resultados del Congreso permitieron obtener una lista que han denominado nutrientes esenciales para el cerebro (NEC), tales como los ácidos grasos omega 3, la fibra, el magnesio, el calcio y las vitaminas E, D, B1, B9 y B12, cuyo consumo podría ayudar a mitigar trastornos emocionales como la depresión y la ansiedad.

Como afirma la psicóloga Isabel Menéndez en su libro Alimentación emocional: “llenamos la boca de comida para evitar expresar nuestras emociones. La boca que se cierra a estas emociones y se abre a la comida es la misma boca que necesita hablar. El orificio por el que penetran los alimentos es el mismo por el que deberían salir las palabras que reprimimos”.

Taller de Alimentación Consciente en Bilbao

Queremos invitaros a un nuevo Taller de Alimentación Consciente que se celebrará  los lunes de Mayo ( 6, 13, 20, 27) de 18h a 20h en Bilbao (Calle Gardoki número 9 – 5 centro). En estas 8 horas de formación aprenderemos a relacionarnos con la comida de manera sana y a conectar con nuestras emociones para dejar de comer sin pensar. 

Taller de Alimentación Consciente en Bilbao

Lunes de Mayo ( 6, 13, 20, 27)

Horario: 18h a 20h

Lugar: Bilbao (Calle Gardoki número 9 – 5 centro)

Inversión: 80€

Cómo apuntarse al Taller de Alimentación Consciente >

Pin It on Pinterest