Después de explicar los beneficios de las legumbres, de comer huevo, del café, el té y de la leche y sus alternativas, queremos hablar sobre los beneficios de las nueces ya que es un fruto que está en temporada.

Como la mayoría de los frutos secos, las nueces contienen grasas buenas, es decir no son grasas saturadas, pero también son una valiosa fuente vegetariana de ácidos grasos esenciales omega-3. También contienen hierro, selenio, calcio, zinc, vitamina E y algunas vitaminas del grupo B.

Las nueces son ricas en componentes destacados por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Comer nueces a diario es fácil y barato además de ser un hábito alimenticio saludable, que no tiene efectos secundarios, pero sí grandes beneficios para nuestra salud. 

Además, es un alimento que se puede combinar con cualquier tipo de comidas: ensaladas, postres (yogures, bizcochos), cremas y purés de verduras, cereales… o se puede comer por sí mismo a modo de snack o aperitivo para saciar el hambre entre horas. 

Las nueces ayudan a luchar contra el alzheimer

Durante muchos años, se ha creído que las nueces eran buenas para el cerebro debido al parecido del fruto con nuestro organismo. Pero ahora gracias a varios estudios científicos, las pruebas de sus beneficios para el cerebro y memoria quedan más que claras:  El omega-3 juega un papel importante al ayudar a reducir el estrés oxidativo en el cerebro, pero también al ayudar a mejorar la neurogénesis, que es la creación de neuronas.  

Además de las grasas buenas, en las nueces se encuentran otros nutrientes importantes como la vitamina E, el folato y el ácido elágico, que también contribuyen a la neuroprotección y a la función de memoria.

Según Abha Chauhan, directora científica de una investigación de Nueva York sobre el alzheimer, «los resultados de nuestros estudios demuestran que comer nueces puede reducir el riesgo de demencia en la población anciana. Esto se debe a una combinación única de propiedades antiamiloidogénicas, antioxidantes y antiinflamatorias de las nueces».

Es decir, las nueces ayudan a desarrollar la memoria y favorecen el aprendizaje. Alimentarnos de manera consciente y ejercitar nuestra memoria para protegernos del alzheimer son dos herramientas clave para evitar esta enfermedad.

Las nueces mejoran el estado de ánimo y nuestro corazón

El omega-3, que se encuentra en las nueces, es importante para el desarrollo y la función del sistema nervioso central. Se puede decir que las nueces son un antidepresivo natural ya que su alto contenido en omega 3 favorece la producción de serotonina, sustancia que aumenta la sensación de bienestar y felicidad. Es por eso que las nueces se consideran un alimento para la felicidad

Pero las nueces no son solo buenas para nuestro cerebro y estado de ánimo, también ayudan a nuestro corazón. Según la famosa revista científica Journal of Nutrition, el consumo de nueces puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Por ejemplo, el aceite de nuez proporciona beneficios más que favorables a la función endotelial, que es el revestimiento del interior de nuestros vasos sanguíneos y linfáticos. También se han realizado investigaciones sobre las nueces enteras que demuestran que las nueces mejoran los niveles de colesterol, lo que también está relacionado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

Un estudio de otra revista científica, British Journal of Nutrition, descubrió que aquellas personas que consumían nueces más de cuatro veces a la semana redujeron su riesgo de enfermedad cardiaca coronaria hasta en un 37%.

¿Las nueces mejoran la digestión o ayudan a adelgazar?

Las nueces de por sí no son ningún alimento mágico que haga que su consumo provoque adelgazamiento pero la ingesta de nueces en lugar de otros alimentos como son las patatas fritas u otros snacks o alimentos procesados sí adelgaza. Al igual que el agua, las nueces son una opción saludable que sustituye a alimentos llenos de azúcar y grasas saturadas.

Además no solo son una opción saludable en nuestra alimentación sino que ayudan a realizar una buena digestión.

Por un lado, evitan el estreñimiento ya que este alimento contienen más de 5 gramos de fibra por cada 100 gramos, lo que mejora el tránsito intestinal. Es por eso que te invitamos a que las incluyas en tu dieta pero sin abusar ya que su alto contenido en grasas buenas (no saturadas) puede provocar acidez. 

Un estudio reciente en animales de la Universidad Estatal de Luisiana ha demostrado que el consumo de nueces puede enriquecer el microbioma intestinal, es decir, aumenta la cantidad de bacterias probióticas buenas en el intestino.

Ahora que ya has descubierto los beneficios de las nueces, te invitamos a que las comas siempre desde una alimentación saludable y consciente. 

Según las personas expertas en nutrición se considera que una ración de frutos secos ideal al día es de unos 30 gramos más o menos. Por lo tanto es recomendable comer unas 3 o 4 nueces todos los días, dependiendo de su tamaño y peso. Debido a su tamaño, textura y forma, las nueces son el alimento perfecto para realizar prácticas de Alimentación Consciente. 

Pin It on Pinterest